David Lozano: “A la hora de escribir una novela lo ideal es tener una experiencia real sobre la que basarse, y si no la tengo, la busco”

El mundo de los libros se encuentra en pleno cambio, y quién mejor que David Lozano, escritor de Zaragoza, para contarnos cómo se ve esta transformación desde dentro. En esta entrevista preguntamos al escritor sobre su actualidad, sobre la guerra entre el papel y lo digital y sobre el mundo de la escritura.

David Lozano durante una firma de su novela 'Cielo Rojo'.
David Lozano durante una firma de su novela ‘Cielo Rojo’. / Foto: D.L.

Marta Plano. / Podemos encontrar su nombre en cualquier librería o biblioteca. David Lozano nació en Zaragoza con un libro debajo del brazo. A lo largo de la carrera ha publicado un total de 9 libros, entre ellos la popular trilogía ‘La puerta oscura’. En 2006 ganó el Premio Gran Angular con su novela ‘Donde surgen las sombras’.

Tras pasar unos años dedicado en exclusiva a la escritura, David combina su trabajo de escritor con la docencia impartiendo clases de Literatura Universal a alumnos de 2º de bachiller y de Economía a estudiantes de 1º de bachiller. Una mezcla que él mismo define como “exótica”.

Pero si algo representa a David Lozano es su afán por tener experiencias con las que documentarse para enriquecer y dar credibilidad a sus historias. Confiesa que ahora es un momento complicado para los escritores, pero que su objetivo principal es continuar trabajando, publicando y siguiendo adelante con sus proyectos.

 

Jóvenes y adultos disfrutan de las novelas de David Lozano.
Jóvenes y adultos disfrutan de las novelas de David Lozano. / Foto: D.L.

– David, entre otros has trabajado como actor, como presentador y como abogado. ¿Es importante tener varias facetas para escribir con distintas perspectivas?

Yo no diría tanto que lo importante es ser polifacético como sí acumular experiencias, pero no creo que tengan que ser muy diferentes entre sí. Creo que una persona que quiere contar historias evidentemente tiene que leer mucho y ser observador de todo lo que le rodea. Creo que estas son las características más importantes.

Hay escritores muy buenos que han sido siempre fieles a una vocación. De hecho a veces puede ser contraproducente tener tantas facetas porque al final tu atención se diluye entre varias actividades y eso puede poner en riesgo la calidad de tu trabajo.

– ¿En tu caso intentas reflejar estas facetas?

Bueno todo ayuda, cuando te planteas contar una historia como cualquier novela que pretenda recoger la realidad, al final necesitas todo tipo de ingredientes. Para escribir mis novelas he necesitado por ejemplo conocimientos jurídicos, con lo que me ha venido bien haber estudiado derecho, y en otras ocasiones he tenido que visitar un escenario, como fue con la Puerta Oscura. En este caso me tuve que documentar e ir a París dado que el protagonista reside ahí. Intento utilizar lo que conozco y si no lo conozco intento conocerlo de primera mano.

También tengo buenos amigos que son expertos en sus terrenos o sectores profesionales que me ayudan.

El objetivo principal de David Lozano es poder continuar escribiendo
El objetivo principal de David Lozano es poder continuar escribiendo. / Foto: D.L.

 – ¿Qué experiencia te ha marcado especialmente?

No siempre es posible tener una experiencia aunque sería lo ideal, hablar siempre sobre experiencias que han ocurrido de primera mano. Pero bueno, además de visitar cementerios en París por ejemplo hay una bastante curiosa, y es la participación en una autopsia.

– No debió de ser una experiencia fácil…

El caso es que en la Puerta Oscura hay un personaje que es un forense, entonces quería conocer cómo era ese trabajo. Una amiga que es médico forense me invitó a una autopsia y estuve tomando notas y demás. Es decir, no todo es viajar sino que también hay experiencias más fuertes. De alguna forma todo lo que puedes unir con la vida real hace a la historia más creíble, más verosímil, y eso en el género del suspense es muy importante.

– Desde luego este afán por buscar experiencias para hacer más creíbles las historias ha obtenido un buen resultado dado que incluso hay un proyecto de adaptación cinematográfica de tu novela ‘El viajero’ (primera entrega de la trilogía ‘La puerta oscura’). ¿Qué nos puedes contar de este proyecto?

El proyecto sigue en marcha, pero fruto de las circunstancias actuales en España están las cosas muy complicadas. Entonces sigue en marcha, tenemos varias versiones de guión, algunas de ellas incluso se han traducido ya al inglés, pero no hay todavía fechas de rodaje. Hemos diseñado algún escenario pero va lento. Va mucho más lento de lo que me gustaría porque yo soy bastante impaciente y me gustaría tener mil novedades, pero va poco a poco.

– Además se trataría de una película compleja con muchos escenarios muy complicados.

Claro, el gran problema es que es una película que no se puede hacer con un presupuesto pequeño porque efectivamente la propia historia requiere escenografía 3D, recreaciones no solo de París sino también del más allá… no es la típica comedia urbana de ciudad con tres amigos… esto requiere una inversión muy fuerte. Esto por un lado está bien porque la hace más espectacular pero al mismo tiempo complica mucho el proceso.

 – Este año has publicado Hyde, tu última novela. ¿Qué aceptación está teniendo por parte del público?

Es la primera novela que publico en Alfaguara y estoy contento. La acogida por parte de los lectores ha sido muy buena, las ventas van bien y las reseñas,  críticas y mensajes que me mandan los lectores también están siendo positivas. Es una novela pensada sobre todo para el entretenimiento. Es una historia de suspense con mucho ritmo e incluso ha sido como lectura en algunos centros escolares.

David Lozano en la redacción de Zaragoza Buenas Noticias.
David Lozano en la redacción de Zaragoza Buenas Noticias. / Foto: ZBN

– ¿Y tus alumnos qué te dicen? ¿Les gustan tus libros?

Bueno si son alumnos míos seguro que siempre me dicen que les gusta mucho no les vaya a suspender (risas), pero al principio de curso siempre les llama la atención tener un profesor escritor y en seguida se adaptan y me preguntan sobre la escritura, sobre la vida de un escritor, sobre cómo se publica un libro… Es cierto que tienen muchas curiosidades no solo sobre mis libros, sino también sobre cómo es la vida de un escritor.

 – ¿Cómo afrontas el boom de los libros electrónicos?

Con prudencia. Como lector hoy por hoy prefiero el papel. Ya paso muchas horas delante de una pantalla y no quiero más pantallas en mi vida. Quiero hacer cosas reales y si leo quiero hacerlo en papel. Respeto por supuesto a quienes prefieren el ebook y entiendo que tiene una utilidad práctica para las personas que viajan mucho, etc. Pero para leer en casa prefiero el papel.

¿Qué supone esto para un escritor? Pues las ventas de libros han bajado mucho por la crisis. Lo digital no es una gran noticia en principio porque como en nuestro país no protege en absoluto la propiedad intelectual, evidentemente lo digital permite un pirateo. Si se suma el pirateo con el bajón de las ventas por la crisis, evidentemente hay un problema. Ojalá el país demostrará el mismo interés en proteger nuestros derechos que el que muestra aprobando una ley para ilegalizar el ‘bla bla car’ o el alquiler de apartamentos particulares. Cuando le interesa sí que se lo toma en serio pero por lo visto la cultura no le debe de interesar con lo que le da igual que se piratee música, libros, etc.

– Además, en tu caso David has introducido elementos originales. En ‘Cielo rojo’ por ejemplo creaste un blog en el que el lector podría interactuar con la historia del libro. ¿Crees que el futuro de los libros puede ir en esta línea, en una vinculación del papel y del mundo virtual?

En este caso la editorial SM me propuso trabajar en una novela transmedia que combine esos dos contenidos. Me pareció un proyecto interesante, original y novedoso que además me permitía trabajar no solo en la trama sino también en las canciones, sonidos, etc.

Ahora bien, de ahí a pensar que el lector actual está reclamando este tipo de contenidos tengo mis dudas. Creo que la lectura sigue siendo la experiencia íntima que ha sido siempre y el lector, al margen de la edad, cuando se mete en una historia lo que quiere es recorrerla a través de sus líneas ya sea en digital o en papel.

No veo que el lector exija que la lectura venga acompañada de links hacia enlaces, si los hay estupendo porque eso enriquece y completa, pero no creo que sea una demanda del mercado.

El futuro de los libros es incierto, aunque David confía en que el papel mantenga su protagonismo en el futuro.
El futuro de los libros es incierto, aunque David confía en que el papel mantenga su protagonismo en el futuro. / Foto: D.L.

– ¿Entonces ser escritor en España es especialmente complicado?

Lo ha sido siempre en cualquier sitio. Pero hasta hace unos años te iba relativamente sí que era factible vivir de la escritura, pero eso ha cambiado. Como decía la crisis y el pirateo han cambiado la situación a peor. Ahora las tiradas son mucho más pequeñas, las ventas menores… y eso repercute en que los anticipos son más pequeños, las editoriales también ganan menos… Sigue siendo precioso, yo siempre animo a todos a la escritura porque es una maravilla, pero evidentemente para quien aspira a vivir solo de los libros ahora es quizá una de las épocas más complicadas.

Los escritores además no pretendemos hacernos ricos. Nuestra aspiración es vivir de lo que escribimos, nada más. Esto hoy día es muy difícil. En el momento en que tienes que compaginar la escritura con otro trabajo evidentemente repercute porque escribir supone mucho trabajo y esfuerzo. El momento en que tienes otro trabajo ya no estás fresco ni inspirado con lo que la escritura se complica.

 – Una curiosidad, ¿cuántas paginas hay que escribir para escribir una buena página?

En realidad pasa como con las películas de cine. Una escena puede durar un minuto, pero la pregunta es, ¿cuánto trabajo hay detrás de esos miserables 60 segundos? A lo mejor hay semanas de trabajo, hay interacción de 100 personas, muchísimo dinero… un solo minuto.

Pues un poco pasa lo mismo con los libros. Cuando abrimos un libro y leemos una página la primera impresión es que esa es la única versión, y en absoluto es así. Todavía hay mucha gente que tiene la visión romántica de que el escritor se sienta, le llega la inspiración y escribe del tirón una novela. La verdad es que las novelas no se escriben del tirón. Requieren muchísimas revisiones, modificaciones, correcciones, rectificaciones, vuelta otra vez… Como dices detrás de una página hay muchas páginas porque además siempre hay varias versiones que has escrito y borrado, y eso no se ve.

Uno en seguida lee una página, pero detrás de eso cada línea y cada párrafo hay un esfuerzo intenso para el autor.

 – ¿Te planteas algún objetivo para el futuro?

Viendo cómo ha cambiado todo mi objetivo sería poder seguir viviendo de los libros pero me gustaría que esto se organizara de alguna manera y que en la nueva era que espera al mundo del libro haya un hueco razonable para los escritores y podamos seguir desarrollando nuestra vocación. Mi objetivo a largo plazo es ese realmente, seguir manteniéndome como autor, continuar con mis proyectos y publicando, con mis lectores, etc.

 – Por último, ¿podríamos darnos una buena noticia?

Hoy he estado colaborando con el Banco de Alimentos en Mercazaragoza y me han confirmado que en la campaña de Navidades van a batir el récord. Es impresionante las toneladas de comida que la gente tanto en Zaragoza como en toda España ha donado. Desde luego este récord me parece una buena noticia.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.