Complicada situación de la radioterapia en Aragón

 
Ante la problemática con los tratamientos radioterápicos en Aragón, las entidades ADO-Aragón, AECC, AMAC-GEMA, ARALVOZ, ASACO y ASPANOA emitimos el siguiente comunicado:

La radioterapia es una modalidad terapéutica que juega un papel muy importante en el tratamiento del cáncer. Más del 60% de los pacientes oncológicos deberán recibir este tratamiento en algún momento de su evolución. La constante evolución y complejidad de la Oncología Radioterápica hacen que cada vez se puedan lograr tratamientos más precisos y menos tóxicos para el paciente pero a la vez obligan a un mayor esfuerzo técnico y humano, que en nuestro contexto se producen en un entorno tremendamente condicionado por la elevada presión asistencial, lo que produce una creciente lista de espera. La inversión en tecnología radioterápica supone a medio-largo plazo un ahorro significativo en el gasto sanitario frente al elevado coste en otros tratamientos oncológicos de nueva generación que podrían evitarse en muchos casos.

La Comunidad Autónoma de Aragón cuenta con cuatro Aceleradores Lineales en hospitales públicos y uno privado para una población de 1,325 millones de habitantes. Todos ellos están ubicados en Zaragoza capital.

Estas cinco máquinas son insuficientes para cubrir las necesidades de la población aragonesa, ya que según las recomendaciones de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica harían falta siete aceleradores lineales (uno por cada 175 mil habitantes).

Además de esta ratio por debajo de las recomendaciones de la SEOR, el uso intensivo de los aceleradores ha llevado a numerosas averías, en concreto dejando dos aceleradores prácticamente parados durante varios días lo que ha supuesto una prolongación de los tiempos de espera o desplazamientos a ciudades como Navarra y Madrid con el consiguiente desgaste físico y emocional para los pacientes. Esto agrava más la situación ya que, de por sí, cualquier aragonés que necesite este tratamiento debe desplazarse hasta la capital aragonesa o bien a la Comunidad Valenciana (en el caso de los pacientes de Teruel).

Ante esta problemática hemos mantenido esta mañana una reunión con el Consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, para transmitirle nuestra preocupación y reclamar soluciones para esta situación tan delicada para las personas con cáncer en tratamiento radioterápico y que se extiende en el tiempo. El Consejero nos ha trasmitido su preocupación y nos ha indicado que están gestionando la futura adquisición de dos aceleradores, para sustituir a los dos más antiguos, que deberían haberse licitado este ejercicio, aparatos que lamentablemente no estarán en funcionamiento como mínimo hasta principios de 2018.

Esta solución extiende la problemática actual en más de un año y realmente solo es un solución parcial, ya que no aumenta el número de aceleradores que atienden a pacientes aragoneses. Se mantiene la ratio por lo que seguirá existiendo retraso, horarios intempestivos de tratamientos y desplazamientos largos y tediosos para todos los aragoneses que vivan fuera de Zaragoza.

Por ello, y por el compromiso que las entidades firmantes mantenemos con nuestros asociados y con la sociedad aragonesa en general, pedimos a la Consejería de Sanidad y al Gobierno de Aragón:

-Un compromiso público y firme para solucionar cuanto antes esta lamentable situación que afecta a muchos pacientes oncológicos,
– Un plan plurianual de inversiones en tratamiento radioterápico para acercar a Aragón a los estándares de calidad aceptados por las sociedades científicas,
– Un tratamiento equitativo para todos los pacientes aragoneses, independientemente de su lugar de residencia, contemplando la variable geográfica y planteando soluciones mejores a los pacientes de las provincias de Huesca y Teruel.
– El cumplimiento de los tiempos de máximos de espera legales para acceder a los tratamientos oncológicos.

Mientras todo esto ocurre, pedimos al Gobierno de Aragón un mayor control y mantenimiento de los aceleradores existentes, para evitar tantas averías y, por ende, listas de espera y retrasos en los tratamientos y traslados a comunidades vecinas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.