El consejero de Hacienda visita a los empresarios aragoneses

      El consejero de Hacienda asegura a los empresarios que no prevé más subidas fiscales, y anuncia que se empezará a recuperar la inversión, con un techo de gasto del 1,8%.

imagenes_WhatsApp_Image_2016-10-21_at_13.35.54_f04a2aab
El consejero de Hacienda visita a los empresarios aragoneses

Redacción./   El consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, ha asegurado  a los dirigentes de los empresarios aragoneses que el Gobierno autonómico no prevé aplicar “ninguna nueva subida fiscal” para el próximo ejercicio, en el que –ha subrayado-, “mantendremos la prioridad de las políticas sociales e iniciaremos la recuperación de las inversiones”.

Gimeno ha acudido al mediodía a la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en Aragón con ocasión de la reunión ordinaria del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de esta organización. Ha atendido a los medios de comunicación junto al presidente de CEOE-Aragón, Fernando Callizo, y ha continuación ha mantenido un coloquio con medio centenar de dirigentes empresariales aragoneses.

Tanto con los medios como con los empresarios, el consejero ha subrayado también la importancia no sólo de que se forme Gobierno en España sino de que se aprueben cuanto antes unos Presupuestos Generales del Estado, especialmente para despejar la “incertidumbre” actual sobre la posible suspensión de los fondos estructurales por parte de Bruselas.

Un escenario que, ha dicho, tendría “consecuencias muy duras” para Aragón, ya que el próximo año supondría en torno a 180 millones cofinanciados por la Comunidad que dejarían de invertirse.

La aprobación de las cuentas estatales también es clave para asegurar el incremento previsible de la participación de la Comunidad en los ingresos del Estado, en un momento en que la economía está creciendo en torno al 3%. No obstante, Aragón tendrá en 2017 un techo de gasto del 1,8%, ha avanzado el consejero en las declaraciones previas a su encuentro con los empresarios, de quienes depende directamente –ha resaltado- la creación de empleo y por tanto la mejora de la situación financiera de las administraciones públicas y la Seguridad Social.

El presidente de CEOE-Aragón ha mostrado ante la prensa su satisfacción por los anuncios de que no habrá nuevas subidas fiscales y de que se empezará a recuperar la inversión pública, una satisfacción que todavía sería mayor si en algún momento se diera marcha atrás en la subida fiscal que se ha aplicado este año, y ha incidido especialmente en el impuesto de hidrocarburos.

Tanto en las declaraciones previas como en el encuentro posterior, el consejero se ha mostrado dispuesto a estudiar cualquier reducción de impuestos siempre y cuando se planteen alternativas viables para compensar los ingresos, imprescindibles para mantener las políticas sociales dentro de la senda obligada de reducción del déficit.

Un déficit que desde diciembre ha registrado una bajada “espectacular” del 2,1% al 0,85% actual aunque todavía espera ajustarlo a fin de año al 0,7% recientemente autorizado para este ejercicio con la reforma puntual de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en el Congreso de los Diputados.

En este sentido, Gimeno ha descartado dar marcha atrás en la aplicación de la tarifa autonómica del Impuesto de Hidrocarburos, que se ha incorporado a la mitad del límite posible de 4,8 céntimos de euro por litro que cobran la mayoría de Comunidades Autónomas. No obstante, ha recordado que están exentos los agricultores, los grandes transportistas, los taxistas y el gasóleo de calefacción.

Ha asegurado que se va a cumplir la previsión de ingresos en torno a 28 millones con este impuesto y de algo más de 90 millones con el conjunto de medidas fiscales adoptadas este año para garantizar el mantenimiento de los servicios públicos de la Comunidad, a pesar de las cuales, la presión fiscal en Aragón Aragón sigue por debajo de la media nacional, como ha acreditado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Asimismo, Gimeno ha confirmado que se va a mantener suspendida la aplicación del impuesto sobre tendidos de cable, que afecta especialmente a las estaciones de esquí.

De cara al próximo año, el consejero ha insistido en la intención del Gobierno de mantener la prioridad de las políticas sociales e intentar recuperar algunas inversiones, entre las que ha mencionado las medioambientales o las de carreteras, aparte de las que pueda requerir el proyecto de reapertura del Canfranc, que también tendría un carácter prioritario.

Pero al mismo tiempo ha constatado las dificultades derivadas de la coyuntura política nacional y la necesidad imperiosa de contar con unos Presupuestos Generales del Estado que a su vez faciliten la definición de las cuentas autonómicas para 2017.

“Que haya Gobierno en España es esencial para que puedan funcionar las Comunidades Autónomas, para poder afrontar los problemas reales de Aragón y garantizar el funcionamiento de los servicios públicos”, ha dicho Gimeno. En este sentido, ha explicado que “sin la definición precisa de los objetivos de déficit y sin conocer cuál serán nuestra participación real en los ingresos del Estado estaríamos muy condicionados en nuestros ingresos”.

En particular, ha recalcado que el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), órgano de coordinación entre el Gobierno central y las CC.AA. en la materia, debería aprobar cuanto antes la revisión de los objetivos de déficit autonómicos para el próximo año para confirmar su incremento del 0,3% inicial al menos al 0,5% o, como él defiende, hasta el 0,6% contando con el margen adicional que otorgó Bruselas el pasado mes de julio a la vez que descartaba multar al reino de España por sucesivos incumplimientos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.