La Próxima piel (Impostura)  

Ambientada en un pueblo pirenaico, que sabemos es Sallent de Gállego pero que en la ficción se supone es catalán, se narra la reaparición de un muchacho de 17 años, que se dio por perdido ocho años antes.

properapell-still-05
La Próxima piel (Impostura)

Fernando Gracia./           La carrera como director de Isaki Lacuesta cabe calificarla como curiosa, de difícil catalogación. Con lo aficionados que somos a poner etiquetas, no resulta fácil hacerlo con este joven director catalán de origen vasco. Si acaso podríamos decir que sus películas son poco comerciales, cuando no directamente anticomerciales.

Me viene a la memoria aquella con la que ganó la Concha de Plata en Donosti, “Los pasos dobles”. Apenas consiguió verse en unas pocas ciudades, y desde luego no en la nuestra. Claro, que lo entiendo, porque yo mismo salí casi espantado de su visión y me quedé anonadado cuando supe que un jurado presidido por Frances MacDormand –la embarazada de “Fargo”- la había premiado. Siempre pensé que el jurado internacional no la entendió y por tanto pensó que a lo mejor era muy buena, así que le dieron el premio y quedaron como “muy modernos”.

En su momento me parecieron muy interesantes sus documentales “La noche que no acaba”, sobre Ava Gardner, y ”La leyenda del tiempo”, sobre la influencia de Camarón. Y me dejó un excelente sabor de boca “Craven vs. Craven”, película que pudimos disfrutar en los desaparecidos cines Buñuel.

Con títulos tan variados, a los que cabe añadir algún otro de difícil calificación, incluido “Murieron por encima de sus posibilidades”, masacrado por la crítica de tal forma que me abstuve de verlo, ahora nos llega la que algunos han calificado de su filme más inteligible, “La próxima piel”, haciendo hincapié que esta opinión la lanzan como algo peyorativo. O sea, que si un filme se entiende no puede ser bueno. En fin…

     Ambientada en un pueblo pirenaico, que sabemos es Sallent de Gállego pero que en la ficción se supone es catalán, se narra la reaparición de un muchacho de 17 años, que se dio por perdido ocho años antes. En un centro para menores francés han llegado a la conclusión de que ese muchacho que arribó allí dos años antes con un currículo azaroso es el hijo de una mujer española que trabaja en los remontes de una estación de esquí. Dato curioso: el jersey que viste lleva el nombre de “Aramon”, lo que contradice la supuesta ubicación catalana.

La trama funciona por el clima que el director sabe insuflar. Hay un tono de inquietud y desasosiego, unido al problema central de si será o no será el chico aquel, que hace funcionar al filme, aunque no estemos ante una película cómoda de ver, precisamente.

la_propera_pell-819032868-large      El asunto tiene referentes cinematográficos harto conocidos, aunque las historias tengan poco que ver. No solo “El regreso de Martin Guerre” o su remake americano “Sommersby”, sino sobre todo la extraordinaria “Una larga ausencia”, maravilloso filme con AlidaValli y George Wilson que se pudo ver en aquellos lejanos tiempos del “arte y ensayo” del cine Elíseos, ¡ay!

  Personalmente me ha dejado mejor postgusto que satisfacción mientras la veía. El doblaje al castellano, ya que la película está hablada originalmente en catalán, no la hace precisamente agradable al oído. Por cierto, sobre el asunto del idioma en el que se supone se entienden los personajes cabría ponerle serias objeciones.

Uno de los méritos del guion es que no cae en el tópico de buscar la empatía con el chico protagonista, todo lo contrario. Todos los personajes son ambiguos y por tanto más humanos. Y se benefician de la buena interpretación de quienes los defienden: el joven Alex Monner, con experiencia televisiva, y los veteranos Sergi López y Emma Suárez, felizmente recuperada para el cine tras su Almodóvar.

No es un filme amable, precisamente, pero sí considero que resulta interesante y por momentos inquietante y aun molesto. El interés por la trama se mantiene hasta el final, aunque tampoco haya grandes sorpresas a poco que uno esté atento.

    Y el Pirineo, como es natural, queda muy bien en imágenes, como no podía ser de otra manera.

FERNANDO GRACIA



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.