La restauración de la mezquita de Tórtoles, entre los finalistas de los premios AR&PA

La restauración realizada en este edificio del siglo XV ha permitido que la mezquita, que también fue iglesia y llegó a usarse como pajar, recuperara el valor artístico que tuvo el pasado.

Restauración mezquita
Mezquita de Tórtoles

Redacción. La restauración de la mezquita de Tórtoles es uno de los candidatos a recibir el Premio Internacional AR&PA de Intervención en el Patrimonio Cultural. El proyecto ha sido seleccionado como uno de los ocho proyectos finalistas entre 25 candidaturas.

El arquitecto Javier Ibargüen ha dirigido el proyecto de recuperación que ha sido financiado por el  Ayuntamiento de Tarazona y la Comarca de Tarazona y el Moncayo.

La noticia de la selección en los Premios AR&PA llega después del reconocimiento del Colegio de Arquitectos de Aragón con el accésit del Premio Fernando García Mercadal 2016 en la categoría de restauración, rehabilitación e intervención en el patrimonio histórico.

La restauración

La obra ha permitido rehabilitar la techumbre, considerada como el elemento artístico más importante y con la mejor decoración pictórica de las escasas mezquitas que se conservan en España.

Otros de los trabajos más destacados se realizaron en el mihrab, de herradura enjarjado y con la singularidad de ser el único, entre los aragoneses, que conserva el total de su planta; y en el retablo de pintura al fresco, único vestigio de su uso como iglesia.

Asimismo, en su interior, se restauró la pared de la quibla, se repararon pequeños daños estructurales y se creó una zona expositiva en la que se puede conocer  la importancia histórica y artística del edificio y cómo ha sido el proceso de rehabilitación.

También se ejecutaron trabajos de restauración en el exterior consistentes en el revestimiento del zócalo de las fachadas y en la protección de los nuevos muros de ladrillo en los testeros.

Asimismo, se solucionaron los problemas de humedades en el edificio, con actuaciones también en el solar contiguo, se construyó una escalera y puerta de acceso al edificio; se completó la acera y se actuó en la cubierta.

La mezquita, un ejemplar único

Tras la conversión forzosa de 1526, la mezquita de Tórtoles fue consagrada como iglesia, uso que mantuvo hasta la expulsión de los moriscos en 1610. Después de quedar desafectada de culto, el edificio, que dispone de una planta única y ocupa una superficie de 126 metros cuadrados, tuvo distintos usos, llegando a ser un pajar.

El Centro Recreativo Cultural Nª Sª de la Huerta del Barrio de Tórtoles cedió el edificio a la Asociación de Vecinos Aveto a finales de los 80 y en los siguientes años se acometieron distintas obras de restauración. Desde 1999 el Ayuntamiento la tiene en propiedad por donación de la asociación.

El edificio presenta la singularidad de ser un ejemplar único de conservación de las antiguas mezquitas rurales. De hecho, es, junto con la de Calatorao, la única mezquita de estas características que se conserva en Aragón.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.