La marca zaragozana Turmeon conquista la coctelería con el primer vermut dulce de miel del mundo

Con esta nueva creación, el premiado vermut de Morata de Jalón ha querido hacer un homenaje a los primeros vermuts y convertirlos en una bebida joven y moderna.

Presentación.
Presentación del nuevo vermut dulce Turmeon Honey.

Redacción. Trajes de apicultor, caretas de protección, panales… Salmón Gurú, el nuevo gastro-bar de Diego Cabrera en Madrid, se ha convertido, por una mañana, en una enorme colmena para presentar el primer vermut dulce de miel del mundo. Se trata de Turmeon Honey, la nueva bebida de la premiada marca zaragozana Turmeon, que se elabora en Morata de Jalón.

Turmeon Honey nace para marcar un antes y un después en el uso de la miel en coctelería, ya que, según los barmans, “es un fantástico complemento para los combinados, pero su empleo es complicado”.

El origen del vermut parte de un vino elaborado con miel y otros botánicos, por lo que su creador y manager de Bodegas Jaime -a las que pertenece Turmeon-, Martín Jaime, ha querido hacer un homenaje a estos primeros vermuts y convertirlos en una bebida joven y moderna. “La miel tiene muchas cualidades y sus aromas florales encajan y combinan perfectamente con los botánicos habitualmente empleados para hacer vermut. La miel se endurece al enfriarse por lo que usarla directamente en un cóctel es casi imposible. Este nuevo vermut facilita mucho el añadir ese sabor extra a los combinados, sin complicaciones”, ha destacado Martín Jaime.

Además, Turmeon Honey tiene un 30% menos de calorías que la clásica fórmula. “La miel tiene más fructosa que el azúcar blanco y un mayor poder endulzante. Por lo tanto, se necesita emplear menos miel que azúcar para tener el mismo dulzor y, por supuesto, menos calorías. Es decir, 400 kilocalorías de 100 gramos de azúcar frente a 300 kilocalorías de 100 gramos de miel. Una botella de vermut clásico tiene 530 kilocalorías y una botella de Turmeon Honey tiene 372 kilocalorías. Asimismo, hay estudios científicos que demuestran que la miel acelera, entre un 25 y un 32%, el proceso de eliminación del alcohol en sangre, así que se acabó el vermut cabezón y la resaca del día de después”, ha asegurado el creador de Turmeon.

El azúcar no aporta nada a nuestro organismo, excepto calorías. Sin embargo, la miel contiene hormonas, vitaminas, aminoácidos, minerales y otros constituyentes orgánicos que la convierten en uno de los elementos más nutritivos de la Tierra. Martín Jaime ha explicado que “estos mismos elementos hacen que la miel sea un excelente afrodisíaco. No en vano, la expresión ‘Luna de Miel’ viene de la Antigua Roma. Por aquel entonces, la madre de la novia dejaba cada noche en la alcoba de los recién casados una jarra de miel durante el mes –una luna- posterior a la boda, para que pudieran procrear lo más rápido posible”.

A la presentación ha asistido, como invitado especial, el periodista y autor de El gran libro del vermut, François Monti. En su obra, que podríamos bautizar como la ‘Biblia del vermut’, Monti habla de la historia, las diferentes formas de elaboración, de presentación y otras curiosidades sobre esta bebida. En su intervención, Monti ha señalado que “estamos ante el primer vermut de miel de Europa. Fuera de nuestro continente he conocido vermuts secos de miel, pero nunca dulces”.

MODERNA, INNOVADORA Y PREMIADA IMAGEN

Turmeon cuenta con una imagen muy innovadora que rompe con la idea tradicional que tenemos de esta bebida. Además, es el vermut con la primera etiqueta en movimiento del mundo, lo que le llevó, hace unos meses, a alzarse con el Premio Especial del Jurado en los Premios de Diseño e Impresión de Tel Aviv. Se trata de un simpático Pac-Man que va comiendo corazones. “Sin duda alguna, es la excusa perfecta para que muchos jóvenes lo prueben”, ha indicado el manager de Bodegas Jaime.

Tras este famoso comecorazones, seña de identidad de su vermut rojo; y el delfín saltarín, con el que se identifica el vermut blanco; ahora le toca el turno a una abeja que bate las alas mientras gira la etiqueta. Sin duda alguna, Martín Jaime ha vuelto a apostar por los kinesiogramas en sus botellas creando así un efecto óptico de movimiento en todas ellas.

Estas ilusiones ópticas se logran superponiendo plantillas con distintas imágenes y aplicando un filtro que, al pasar sobre ellas, va mostrando unas y tapando otras, creando sensación de movimiento. Gracias a su imagen, Turmeon ha conseguido exportar y estar presente en muchas ferias. “El 80% de las personas que coge una botella con las manos, en un establecimiento, la acaba comprando. Teniendo en cuenta esa premisa, creé la etiqueta y, en solo dos meses, la idea se extendió y fueron los distribuidores e importadores los que llamaron a nuestra puerta”, ha aseverado Martín Jaime.

El vermut premium Turmeon tiene una gran proyección internacional y exporta el 60% de su producción a Bélgica, Holanda, Australia, EEUU, UK y Alemania. Además, desde la bodega, esperan que esta afrodisiaca bebida esté disponible en todas las ciudades de España antes de que acabe el año.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.