Shakespeare a escena

Los alumnos del último curso de la Escuela Municipal de Teatro han dado vida a cinco episodios de las principales obras del autor universal.

El Teatro Principal de Zaragoza será el escenario de la celebración de las Bodas de Oro de 208 matrimonios maños
El Teatro Principal de Zaragoza.

Francisco Javier Aguirre. Los alumnos del último curso de la Escuela Municipal de Teatro han ofrecido en público una muestra de sus habilidades sobre el escenario. Durante los días 7 y 8 de febrero, en el Teatro Principal, han dado vida a cinco episodios de las principales obras de Shakespeare partiendo de una dramaturgia de Rafael Campos, profesor de la Escuela y hasta hace poco director del Teatro. ‘Macbeth’, ‘Hamlet’, ‘Ricardo III’, ‘El mercader de Venecia’ y ‘El rey Lear’ han prestado porciones de su trama para que los alumnos de tercer curso mostraran su preparación, a las puertas de su pase al campo profesional.

Bajo la precisa dirección del propio Rafael Campos y con la colaboración de un amplio equipo artístico, en buena parte profesores de la Escuela, los alumnos Marta Valdearcos, Jacobo Castanera, Carlos Palacio, Marta Salvo, Guillermo Ferrer, Silvia García Sierra, Manuel Buenaventura, Claudia Sierra, Joséan Mateos, Laura Passarello y Pilar Sierra han encarnado a los personajes más emblemáticos de las obras citadas, contando con la colaboración especial de Francisco Ortega, como el rey Lear, y Ana Cózar, como Portia.

Hay que destacar la atinada concatenación de los episodios de las cinco obras mediante un juego de enlaces llevado a cabo por Marta Valdearcos, como la bruja Hécate que aparece en ‘Macbeth’, y Jacobo Castanera en el papel de Puck, el duende de ‘Sueño de una noche de verano’. Actuación sobresaliente para todos los intérpretes, destacando los dos citados en último lugar en sus papeles de enlace, además de otras intervenciones en cada uno de los cuadros.

Los apuntes sonoros estuvieron bien insertados, con el recurso como leit motiv a la solemne ‘Fanfarria para el hombre común’, de Copland, diseñada por María Pérez Collados, y a las percusiones que gobernó Fernando Gabarrús. El espacio escénico resultó muy expresivo mediante la iluminación realizada por Carlos Seral.

Dentro de la seriedad, tónica general de los dramas de Shakespeare, tuvo especial gracejo el episodio de la actuación de los cómicos, en forma de títeres, correspondiente a ‘Hamlet’, un mérito de Arantxa Azagra, también perteneciente al equipo artístico que ha conseguido mostrar las grandes posibilidades que tienen para el futuro inmediato nuestros jóvenes actores y actrices.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.