Aprobada la rehabilitación del torreón del Castillo de la Torre Mocha de Calatayud

Se trata de uno de los cinco castillos que forman parte del conjunto fortificado bilbilitano.

Redacción. El Ayuntamiento de Calatayud ha aprobado la restauración de la Torre Mocha, el torreón de uno de los cinco castillos que forman el Conjunto Fortificado Islámico de la ciudad. La obra ha sido adjudicada a la empresa BM Construcciones por un importe de 98.953 euros (más IVA) en la Junta de Gobierno Local celebrada esta mañana.

El fin de estos trabajos es evitar que la torre se siga deteriorando. Para ello se garantizará la estabilidad de las fábricas y los recubrimientos, con el fin de asegurar su conservación y que no constituya un riesgo para visitantes. La restauración permitirá la lectura correcta de los elementos defensivos, mejorará la accesibilidad al conjunto y preservará su carácter de hito visible desde muchos puntos de la ciudad.

La empresa BM Construcciones ha ofrecido dos mejoras: una relativa a trabajos previos y demoliciones (valorada en 6.178 euros) y otra sobre cerrajería y escaleras (valorada en 3.743€).

El proyecto de rehabilitación fue redactado en 2011 por el arquitecto Pedro Iglesias. Por otro lado, la financiación con la que cuenta el Ayuntamiento para llevar a cabo esta obra procede del Plan de Bienes Inmuebles de Titularidad Municipal de Diputación Provincial de Zaragoza (en el que DPZ aporta el 70% y el Ayuntamiento debe asumir el 30%).

Para el alcalde, José Manuel Aranda, esta rehabilitación “permitirá conservar uno de los monumentos más antiguos de nuestra ciudad y promoverá su visita entre ciudadanos y turistas”.

Principales características. La Torre Mocha se encuentra en el interior del recinto fortificado islámico, en vez de formar parte del conjunto de lienzos de la muralla, como es habitual. Ocupa la parte más occidental del conjunto y limita con campos extramuros, el barranco de Las Pozas, el barranco de Soria y el barrio de Consolación. Puede accederse a él desde el barrio Verde, bordeando el lienzo de la muralla.

Según el proyecto, el castillo debió de ser objeto de obras de reparación al menos hasta finales del siglo XIX, por lo que lleva más de 100 años sin recibir ningún tipo de mantenimiento. No se tiene noticias de su cronología.

En su construcción se usaron técnicas distintas al resto de castillos de la ciudad. La torre se encuentra en ruinas, existe una serie de grietas en la cara noroeste y ha habido derrumbes en la cúpula.

Propiedad particular. El Castillo de la Torre Mocha ha sido propiedad de la familia García Abián durante años. En 2011, los propietarios decidieron ceder de forma gratuita la torre al Ayuntamiento. El alcalde, los concejales de Urbanismo y Patrimonio y un miembro de la familia propietaria hasta 2011 han cursado una visita al recinto para conocer el estado del torreón.

“Hemos documentado la relación de nuestra familia con este castillo y tenemos constancia de escrituras en el 1906. Era un lugar en el que pasar el día pero no lo utilizamos para ningún fin en concreto. Finalmente, los nueve herederos decidimos que lo más conveniente era que el Ayuntamiento se hiciera cargo del castillo para garantizar su conservación”, explica Manuel García.

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.