Naturaleza viva

'Cantábrico' nos brinda un paseo por las tierras y montes aledaños al mar que da nombre a la película, con una estructura sumamente sencilla: el paso de las estaciones comenzando por el duro invierno.

Escena de ‘Cantábrico’.

Fernando Gracia. Hace cuatro años un documental español, “Guadalquivir”, consiguió atraer la atención del respetable, no muy proclive a pasar por taquilla para estos eventos. Posiblemente porque nuestras televisiones han abordado con frecuencia este género, con el gran Rodríguez de la Fuente a la cabeza.

Su realizador, Joaquín Gutiérrez Acha, curtido precisamente en lides televisivas, presenta ahora un documental similar cambiando su ambientación de los soleados paisajes del sur español a las brumas norteñas.

Cantábrico” resulta, lógicamente, más umbrío, menos luminoso y quizás menos divertido que su precedente, aunque de similar o incluso mayor calidad técnica, al abordar retos aún mayores.

Durante unos cien minutos se nos brinda un paseo por las tierras y montes aledaños al mar que da nombre a la película, con una estructura sumamente sencilla: el paso de las estaciones comenzando por el duro invierno.

Con el acompañamiento de una voz en off algo monótona, amenizada a veces con una leve sorna, asistimos a las andanzas de diversos animales de la fauna autóctona de esas tierras con un denominador común claro y obvio: la lucha por el condumio y por la continuidad de la especie.

El realizador divide su narración en unas pequeñas historias con diferentes animales de protagonistas. Si bien se mira, apenas hay novedad alguna en lo que se nos presenta, limitándose el interés a la sensación de dificultad técnica que el espectador advierte. Asombra y maravilla el pensar la cantidad de horas que se habrán tenido que emplear para grabar todas esas imágenes, así como la calidad del material empleado.

Algunas secuencias son realmente brillantes, como la caza de un ciervo por parte de una manada de lobos, el alumbramiento de crías de serpiente o el recorrido contra corriente de enormes salmones, solo por citar algunas.

Es evidente el propósito didáctico de este tipo de filmes, que se disfrutan mucho mejor si son visionados en pantalla grande, como ahora tenemos oportunidad con esta nueva entrega. Habida cuenta de la naturaleza de los estrenos de esta semana, pienso que es una buena opción para aquellos que gustan de ser entretenidos mientras aprenden algo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.