Tebas Lad

En esta obra, todo gira en torno al parricidio cometido por un joven, ya encarcelado, e investigado por un dramaturgo que intenta montar una obra de teatro a partir del hecho delictivo.

Francisco Javier Aguirre. El pasado fin de semana, el Teatro del Mercado ofreció la obra del dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco, ‘Tebas Land’, interpretada por Israel Elejalde y Pablo Espinosa, bajo la dirección de Natalia Hernández, en una coproducción de la compañía Salvador Collado y el Pavón Teatro Kamikaze, de Madrid.

Una pieza que ha obtenido numerosísimos reconocimientos por su originalidad y por plantear temas universales con una nueva óptica. Todo gira en torno al parricidio cometido por un joven, ya encarcelado, e investigado por un dramaturgo que intenta montar una obra de teatro a partir del hecho delictivo.

La escenografía impacta, porque el espectador se tropieza con un escenario enrejado, tras el que se desarrolla gran parte de la acción. Se narra el proceso de acercamiento entre ambos personajes, con la particularidad de que el joven delincuente se desdobla en un joven actor dispuesto a colaborar en la representación programada por el autor.

El trabajo realizado por Pablo Espinosa en esa doble faceta es sorprendente, tanto en su forma como en el fondo, porque su actitud consigue ir modificando la visión del autor, interpretado por Elejalde con un aplomo inicial que va transformándose progresivamente en ternura comprensiva.

El texto recurre al legendario mito de Edipo, a la vida de San Martín de Tours y a un expediente jurídico creado e imaginado por el propio Blanco. en el cual se narra el juicio de un joven parricida llamado Martín Santos. Y alude también a otras perspectivas del delito, nacidas de la obra ‘Los hermanos Karamazov’, de Dostoievski, y de las aportaciones al tema de Maupassant y Freud. ‘Tebas Land’ se aleja así de la dimensión ética del parricidio para concentrarse en las posibilidades estéticas de su representación y ofrecer finalmente una bella tesis sobre el acontecer teatral.

La pregunta que inicia la acción, ¿cómo es posible matar a alguien?, será reemplazada por otra: ¿cómo es posible representar a alguien? Natalia Menéndez, la directora, asegura que ‘Tebas Land’ es la tragedia más inquietante a la que se ha enfrentado en los últimos años. La obra está cargada de símbolos, ya que la representación comienza con una cámara dirigida al público en la que se va registrando la llegada de los espectadores, para orientarse luego a la acción que se desarrolla en el interior de la jaula que encierra, junto a la cancha de baloncesto de la prisión, la mesa de trabajo del dramaturgo, toda una alegoría de largo alcance.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.