La nueva tendencia del siglo XXI: El yoga

El yoga ha cogido fuerza en los últimos años como el nuevo deporte espiritual de moda.

Redacción. La revolución del Yoga. Hace ya varios años que el yoga cogió fuerza, aumentando su demanda de un modo espectacular. Es el nuevo deporte de moda, sin ninguna duda. Sus bases han ido cambiando con el paso del tiempo. Hagamos un repaso desde que se originó hasta el yoga que conocemos actualmente.

Cuando el yoga nació, las posturas no estaban presentes. El monje que escribió lo que fue la base del yoga, se basaba en un enfoque muy diferente donde la meditación, las respiraciones y las visualizaciones eran la clave del ejercicio. De modo que, la pregunta es ¿cómo se integraron las posturas a la visión Occidental del yoga? Durante las primeras prácticas, hace alrededor de unos 2000 años, la postura principal era estar sentado en una posición correcta como ocurre con la meditación. De ahí que ambos ejercicios estén tan vinculados.

El yoga-sutra de Patanjali es el yoga más antiguo que se conoce, el cual destaca ocho caminos para liberarse, basándose en la no violencia, la tolerancia y la práctica de la meditación como forma de canalizar las anteriores. En estos inicios de yoga no se hace referencia a muchas posturas corporales. En el siglo XX con el aumento de interés sobre la cultura física, el yoga comenzó a experimentar un enorme cambio en su idea y fin mismo. En 1902, Sandow, lo ofreció como metodología para fortalecer el cuerpo. Desde ese momento, se comenzó a recordar tradiciones indias centradas en el entrenamiento físico, mezclandolas con las occidentales. Esta combinación y conjunto de influencias van formando lo que conocemos hoy como el yoga. Aunque hay muchos tipos y formas de practicarlo.

Actualmente, existen centros especializados en toda España. El yoga en Zaragoza fue uno de los pioneros, el cual funciona desde 1983. Aunque, hoy, encontramos escuelas, academias o centros de yoga en todas las localidades del país, incluso en pequeños pueblos alejados de la ciudad. Estamos ante la época de esplendor del yoga.

En qué consiste y qué tipos existen

El yoga es una disciplina milenaria que se centra tanto en lo físico como en lo mental y espiritual. El término se relaciona con prácticas de meditación en el budismo. La sincronización y equilibrio entre esas tres partes: cuerpo, mente y espíritu, es el objetivo máximo del yoga.

Podemos encontrar diferentes tipos de yoga que a continuación vamos a exponer. Es importante conocerlos bien para saber cual es el que mejor se adapta a nuestros gustos y necesidades.

–   Astanga yoga

Se basa en ocho mandatos: prohibiciones, reglas, postura, control de la respiración, sentidos, concentración, meditación y contemplación. Este tipo de yoga es perfecto para personas que estar sumergías en mucho estrés, así como para personas con adicciones o con problemas de auto control.

–   Iyengar yoga

Se realizan numerosas posturas siempre con la voz del profesor o de la profesora como guía de los ejercicios. Se usan objetos para efectuar las posturas como cintas, pelotas o libros. Es necesaria un alto grado de concentración y atención en la realización de los ejercicios, pues algunos requieren un poco de esfuerzo físico o de equilibrio corporal. El profesor y la profesora está vigilando constantemente para corregir posturas inadecuadas y asegurarse de que nadie sufre ninguna lesión.

–   Hatha yoga

Este yoga se centra en lo físico para que sea beneficioso mentalmente. Las posturas físicas es lo más importante y también tiene un objetivo terapéutico o de rehabilitación en caso de reparación de lesiones.  El foco principal es llegar a la relajación del cuerpo para así poder vincularlo con la mente. Es perfecto para personas que quieran corregir su postura o que tengan problemas de espalda. Podría considerarse el yoga más terapéutico de todos.

–   Kundalini yoga

En este tipo de yoga los ejercicios son fáciles, no requieren demasiado esfuerzo físico, ya que los movimientos son lentos o estáticos. Lo más importante es la respiración para alcanzar la relajación máxima. Su función es parecida a la meditación, de modo que está indicado a personas que quieren encontrar la paz interna.

Beneficios de practicar Yoga

Quizás has podido resolver algunas dudas que tenías sobre el yoga. Como hemos visto los beneficios de esta disciplina son tanto físicos como espirituales, pero la clave está en la unidad de ambos como si fueran uno. Si el cuerpo funciona bien, la mente y el alma se conectan en sintonía. No obstante, esto requiere un trabajo personal constante.

El yoga es para la mente, si aprendes a controlar tu mente, puedes eliminar el sufrimiento llegando así a la paz interior. Por lo que los beneficios de practicar yoga son incontables, pero, en definitiva, lo más importante de todo es la satisfacción personal en todos los aspectos de tu vida.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.