Las estafas más frecuentes de la red

Las estafas son comunes tanto en los medios de comunicación más clásicos como en las redes sociales. Por lo tanto, los timos pueden darse mediante una llamada telefónica, un sms, un correo electrónico, Whatsapp, Facebook o cualquier otra red social.

Redacción. Los timos y estafas han existido toda la vida, no obstante, gracias a Internet y a las redes sociales los estafadores ahora tienen acceso a un número más grande de víctimas potenciales. Por lo tanto, es muy importante que todos los usuarios de la red tomen precauciones y adopten las medidas de seguridad recomendadas. Algunos de los principales consejos que suelen darse tienen que ver con el comportamiento de los usuarios en Internet. Por ejemplo, se recomienda no abrir correos electrónicos de origen desconocido y nunca comprar en páginas webs que no sean oficiales y de total confianza.

Existen múltiples estafas diferentes, aunque la mayoría de ellas se pueden agrupar en las siguientes categorías:

  • Estafas que requieren pagos anticipados
  • Timos con las tarjetas de crédito: Phishing y Pharming
  • Estafas mediante redes sociales

Estafas que requieren pagos anticipados


Este timo es ya un clásico entre los estafadores. Consiste en solicitar a la víctima un pago por adelantado de un producto o servicio que nunca llegará. En esta categoría se pueden incluir las páginas web donde se venden productos inexistentes o los vendedores particulares que se dan a la fugadespués de recibir el dinero.

Asimismo, en este grupo también estarían las ofertas falsas de trabajo en las que se exige a la víctima que realice un pago en materia de trámites de gestión o los engaños sentimentales donde el timador se gana el afecto de la víctima para después pedirle un favor económico.

Otra de las estafas de este tipo son las amenazas y los secuestros falsos. En este caso el estafador se hará pasar por un asesino a sueldo contratado para matar a la víctima y le dirá que la única forma de evitarlo es que le pague más dinero que la persona que le ha contratado. Los falsos secuestros funcionan de forma parecida, pues la víctima recibirá una llamada pidiendo el pago de un rescate por un secuestro que nunca se ha producido.

Estafas relacionadas con las tarjetas de crédito

Comprar online utilizando una tarjeta de crédito puede tener sus riesgos. Existen páginas web fraudulentas en las que los timadores aprovecharán para robar los datos de las tarjetas de créditos y comprar con ellas todo lo que necesiten. Para evitar que esto pase se recomienda comprar siempre en páginas web oficiales o en portales que sean de fiar. Algunas páginas webs están especializadas en el tema de las estafas online y por lo tanto pueden ser una buena fuente para informarse sobre cuáles son las plataformas engañosas y evitar a toda costa comprar allí.

El phishing y el pharming sontambién modalidades que entran dentro de este grupo. El phishing consiste en que un estafador se haga pasar por un banco o una entidad similar de la víctima para conseguir todos sus datos (nombre de usuario, contraseñas, número de cuenta, etc.). Normalmente, solicitará tus datos mediante un correo electrónico. Por este motivo es importante que los usuarios nunca revelen este tipo de información, incluso si el solicitante parece ser una entidad bancaria.

El pharming es una práctica similar. No obstante, en este caso los estafadores intentarán redirigir a la víctima a una página web falsa que imite a la de su banco. La víctima, confiada, introducirá allí todos sus datos y los timadores podrán utilizarlos posteriormente para suplantar su identidad.

Estafas mediante redes sociales

Las estafas son comunes tanto en los medios de comunicación más clásicos como en las redes sociales. Por lo tanto, los timos pueden darse mediante una llamada telefónica, un sms, un correo electrónico, Whatsapp, Facebook o cualquier otra red social. Para evitar caer en este tipo de trampas, algunos de los consejos recomendados son los siguientes:

  • Mantener siempre actualizado el antivirus
  • No contestar correos, mensajes o llamadas de desconocidos
  • Mantener actualizado el sistema operativo del ordenador
  • Buscar referencias e información antes de comprar online
  • No seguir cadenas de mensajes de origen desconocido

Se debe tener en cuenta que los delitos online se tratan de la misma forma que los presenciales y por lo tanto deben denunciarse. Para ello, la víctima puede acercarse a la comisaría de policía más cercana o realizar la denuncia por Internet y después ir a firmarla. También puede ser de gran ayuda para otros usuarios compartir lo ocurrido en las redes sociales, foros y blogs para evitar que nuevas víctimas caigan en la trampa.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.