El Hospital Miguel Servet se hace con un retinógrafo de última generación para Oftalmología Pediátrica

La nueva adquisición permitirá realizar exploraciones oculares sin riesgos a los pacientes más jóvenes.

El nuevo retinógrafo pediátrico del Servet.

Redacción. La sección de Oftalmología Pediátrica del Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza dispone de un nuevo retinógrafo de última generación de gran importancia para la atención del prematuro y para el tratamiento de las lesiones retinianas en la edad pediátrica. La doctora Inmaculada González Viejo, coordinadora de Oftlamología Pediátrica, explica que se trata de “una tecnología de la que hasta ahora no se tenía acceso en Aragón. Y si la necesitábamos, teníamos que enviar al niño fuera o valernos de otros parámetros más tradicionales”, indica.

Ahora, los profesionales disponen de un nuevo retinógrafo de campo amplio con angiógrafo portátil, lo que permite hacer pruebas en pacientes no colaboradores. “Logramos que el niño pueda beneficiarse de la tecnología que actualmente disponen los adultos porque con este aparato se pueden hacer las exploraciones del ojo sin tener en cuenta la edad o la colaboración del paciente”, señala la oftalmóloga. Además, el aparato es portátil, por lo que los especialistas pueden desplazarse para hacer la prueba “a la cabecera de la cama del niño o al propio quirófano”.

Con el nuevo retinógrafo, los oftalmólogos pueden examinar un campo de hasta 90-100 grados de toda la concavidad del ojo y obtener estudios fotográficos de la retina y de los vasos para diagnosticar cualquier lesión retiniana y poder comparar de forma objetiva la evolución del tratamiento.

Nueva prueba en niños. Para la especialista, la adquisición de este aparato “ha sido una apuesta importantísima de la Administración por la Oftalmología Pediátrica”. “Ahora, el Centro de Referencia Pediátrica de Aragón —añade en alusión al Hospital Infantil— cuenta con una tecnología que no solo nos equipara al nivel de otras comunidades autónomas sino que avanzamos más, porque el aparato que hemos adquirido nos va a permitir disponer de la OCT”.

En el ámbito de la Oftalmología, la OCT (acrónimo de las siglas inglesas para tomografía de coherencia óptica) es una prueba que ha supuesto un gran avance para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades en adultos. Permite obtener imágenes de la retina y del nervio óptico con una altísima resolución sin apenas molestar al paciente, que solo debe sentarse frente al aparato durante segundos mientras se le realiza un escáner (sin radiación) de su ojo.

La prueba ya se aplica en adultos desde hace años, está en la última fase de trámites administrativos para su uso en niños.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.