La campaña ‘Libropensadores’ se extiende a la provincia de Zaragoza en favor del empoderamiento de las mujeres de Camerún

Las bibliotecas de Utebo, Ejea, Cuarte y Zuera se han sumado a la VII edición de esta iniciativa de cooperación y sensibilización impulsada por la Fundación Canfranc con el apoyo de la DPZ.

La Fundación Canfranc recibirá el mismo número de euros que libros prestados gracias a la iniciativa ‘Libropensadores’.

Redacción. La campaña ‘Libropensadores’ ha llegado por primera vez a los municipios de la provincia de Zaragoza en favor del empoderamiento de las mujeres de Yaundé (Camerún). Las bibliotecas municipales de Utebo, Ejea de los Caballeros, Cuarte de Huerva y Zuera se han sumado a la VII edición de esta iniciativa de cooperación y sensibilización para jóvenes y niños impulsada por la Fundación Canfranc con el apoyo de la Diputación de Zaragoza.

Del 16 al 30 de abril, esas cuatro bibliotecas de la provincia y otras cuatro más de Zaragoza capital —la biblioteca de Aragón, la del Cubit, la biblioteca CAI Mariano de Pano y la del colegio Santa Ana— han realizado un total 5.448 préstamos de libros dentro de la campaña ‘Libropensadores’. Esto se traduce en que, además de haberse difundido la situación de las mujeres en situación vulnerable de Yaundé entre esos lectores infantiles y juveniles, la Fundación Canfranc recibirá esa misma cantidad de euros en favor del proyecto con el que se están mejorando sus condiciones de vida.

“Todas las instituciones aragonesas estamos trabajando intensamente en la línea de la educación para el desarrollo insistiendo en que en que con nuestras acciones cotidianas podemos transformar la realidad global —ha destacado en la presentación de estos resultados la diputada delegada de Proyectos de Solidaridad Internacional de la DPZ, Marta Abengochea—. El proyecto ‘Libropensadores’ es el mejor ejemplo de ese cambio de enfoque en nuestra visión del mundo, por eso desde la Diputación de Zaragoza estamos muy satisfechos de colaborar con una campaña que espero que se extienda a otras muchas bibliotecas de nuestra provincia”. En este sentido, Abengochea ha recordado que la DPZ tiene “especial interés” en que la educación para el desarrollo y la ciudadanía global “no se centre solo en las ciudades y vaya calando también en el medio rural”.


Por su parte, Enrique Frago, miembro de la junta de gobierno de la Fundación Canfranc, se ha mostrado “entusiasmado” con la extensión del proyecto ‘Libropensadores’ a los municipios de la provincia “para dar voz a los que no la tienen”. “Desde hace siete años trabajamos para animar a la gente a que sean ‘libropensadores’ y estamos encantados de que cada vez haya más bibliotecas que se sumen a la campaña”, ha señalado Frago, quien ha recordado que lo más importante es que gracias al dinero conseguido “se van a mejorar las condiciones de vida de 215 mujeres camerunesas”.

La directora de la biblioteca CAI Mariano de Pano, Eva Jiménez, ha recalcado que durante los 15 días que dura la campaña los niños que acuden al centro a coger libros “están encantados”. “Se los leen lo más rápido posible para poder coger más y poner otro cuño en el marcapáginas que se le entrega a cada uno –ha explicado–. Además, a través de ellos logramos sensibilizar también a sus padres”.

Libropensadores nació en 2011 con el objetivo de unir solidaridad y cultura, un proyecto social y la lectura. Es una iniciativa de Fundación Canfranc en la que, por cada préstamo que se hace en una de las bibliotecas participantes, se destina un euro a un proyecto de cooperación donado por las empresas o entidades colaboradoras. El año pasado, por ejemplo, lo recaudado en Zaragoza capital se utilizó en un proyecto de refuerzo escolar para 120 niños sin recursos en el barrio Casa-Moscou de Abidján, Costa de Marfil.

Los 5.448 reunidos en esta VII edición se van a destinar a la mejora de las condiciones de vida de las mujeres de Yaundé a través de la formación profesional y el refuerzo de sus capacidades. El proyecto va dirigido a 215 mujeres sin estudios que se encuentran en situación vulnerable y busca contribuir al cumplimiento de dos de los objetivos de desarrollo sostenible: educación de calidad e igualdad de género.

Para conseguirlo, se va a dar oportunidades a esas mujeres para que reciban una formación profesional y de esta forma puedan generar sus propios ingresos y salir del círculo de pobreza en el que se encuentran.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.