Woyzeck

La compañía Malalengua presenta una obra que trata la deshumanización de los seres humanos y en particular de los trabajadores, los vulnerables y los excluidos.

Escena de ‘Woyzeck’.

Francisco Javier Aguirre. El pasado miércoles, 9 de mayo, la compañía Malalengua presentó en el Teatro de las Esquinas ‘Woyzeck’, de Georg Büchner, última propuesta del Primer Ciclo de Teatro Rebelde que se ha ofrecido en esa sala durante la primavera.

‘Woyzeck’ fue escrita por Büchner a medidados del siglo XIX, se publicó en 1879 en una versión muy reelaborada y se estrenó en 1913 en Munich, producida por Max Reinhardt. La pieza se ha convertido en una de las obras de teatro más interpretadas e influyentes en el repertorio alemán. Es considerada como la precursora del expresionismo y está inspirada en un caso real de principios de siglo XIX, en el que su protagonista, Johann Christian Woyzeck fue ejecutado por asesinar a su esposa movido por los celos.

El autor nos presenta con toda crudeza la historia de un soldado llevado al límite de la locura por la sociedad en la que vive, en la que el empeño del individuo por suprimir la naturaleza en favor de la razón arraiga en lo más profundo del ser. Como eje central plantea, en medio de episodios caóticos y situaciones surrealistas, en qué medida esta lucha interna del individuo deriva en una opresión directa a nuestros iguales y al ensañamiento con los subordinados.

La dramaturgia de Malalengua se desarrolla desde un punto de partida absolutamente personal y desde la creación colectiva como premisa para encontrar los resortes más profundos de la obra. Los cuatro actores configuran una propuesta escénica sencilla pero efectiva, con la luz, el juego escénico y la música de baile clásico (polcas y valses) como motores de la propuesta. El protagonista mantiene una lucha constante entre la pasión desbocada y un intelecto empeñado en sujetar firmemente las riendas de la racionalidad.

Los episodios se desarrollan en la caja escénica, con los espectadores formando un rectángulo que permite la proximidad, la implicación general y, en algunos casos, la particular, una fórmula que viene siendo utilizada en producciones de alcance minoritario para incrementar el impacto de la representación.

Woyzeck ha sido considerada como una obra que trata la deshumanización de los seres humanos y en particular de los trabajadores, los vulnerables y los excluidos.

Su impacto a comienzos del siglo XX determinó una notable adaptación como ópera bajo el título de ‘Wozzeck’ por el compositor Alban Berg y la película ‘Woyzeck’ (1979) de Werner Herzog, protagonizada por Klaus Kinski y Eva Mattes.

Los actores de Malalengua desempeñaron con entrega sus papeles, de arriesgada ejecución, consiguiendo el perseguido impacto entre la audiencia.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.