Entender las causas del dolor de espalda ayuda a mitigarlo

Las malas posturas o los levantamientos de pesos mal ejecutados contribuyen a empeorar el estado de nuestra espalda, por lo que el cuidado de esta parte de nuestro cuerpo pasa por la corrección y los buenos hábitos.

Redacción. Se podría decir que el dolor de espalda es el precio que tenemos que pagar por caminar erguidos. No obstante, ni la solución es volver a caminar a cuatro patas ni la bipedestación es la causa de todas las molestias. Nuestro cuerpo nos lanza pequeñas señales con esos dolores en nuestro dorso, por eso es importante saber analizarlos y conocer las herramientas para hacerlos desaparecer o mitigarlos.

Aunque las causas del dolor de espalda son muy diversas, hay una serie de condicionantes claros: la edad, el sedentarismo o enfermedades crónicas como la fibromialgia o la artrosis. No obstante, la mayoría de las veces el dolor de espalda se produce por una fuerte tensión alrededor de un nervio. Las malas posturas o los levantamientos de pesos mal ejecutados contribuyen a empeorar el estado de nuestra espalda, por lo que el cuidado de esta parte de nuestro cuerpo pasa por la corrección y los buenos hábitos.

Las mejores formas de tratar el dolor de espalda


La andulación: vibraciones mecánicas y calor por infrarrojos

Como la mayoría de los dolores de espalda tienen un origen físico, la mejor forma de tratarlos será también física. Empresas como HHP, dedicadas al bienestar, la salud y el cuidado personal, ofrecen soluciones innovadoras. La andulación forma parte de una generación de métodos de tratamiento basados en principios biofísicos. La comunidad científica, universidades, médicos y fisioterapeutas investigaron contribuyeron al desarrollo de estas técnicas que combinan las vibraciones mecánicas del cuerpo entero (Whole-Body Vibration) con el calor por infrarrojos.

Antes de empezar un tratamiento de este tipo se estudia la ergonomía para lograr una mayor eficacia. Además de tratar los dolores de espalda la andulación también contribuye a la relajación y juega un papel importante en la prevención del surgimiento del dolor.

Rutinas de estiramientos: ejercicios contra el sedentarismo

Otra solución basada en la actividad física son las rutinas de estiramientos que ayudarán a eliminar la rigidez en la espalda, una de las principales causas del dolor en esa parte del cuerpo. Este tipo de ejercicios son beneficiosos a cualquier edad, con todo, se recomienda practicarlos conforme vamos cumpliendo años, ya que al hacernos mayores la rigidez en la espalda aumenta, sobre todo si se lleva una vida sedentaria.

Estas rutinas de estiramiento se pueden hacer en casa, sin necesidad de acudir a un centro especializado. No obstante, para hacer un ejercicio más completo y asegurándonos de que trabajamos de manera correcta será mejor acudir a un fisioterapeuta o a clases de yoga o pilates.

Entre los estiramientos más populares podremos practicar el del tendón de la corva, para estirar la parte baja de la espalda; rodillas al pecho, acostándonos boca arriba, flexionando las rodillas y masajeando la parte baja de nuestro dorso; el estiramiento del gato, poniéndonos a cuatro patas y encorvando la columna hacia arriba y hacia abajo;  el estiramiento espinal, acostándonos boca arriba, con los brazos en cruz y llevando una rodilla por encima de la otra para hacer una pequeña torsión el la espalda; y el estiramiento lateral, acostados boca arriba, las rodillas flexionadas y girando hacia un lado y hacia otro para estirar la espalda.

La respiración: inhalar y exhalar en la postura adecuada

Algo tan sencillo como respirar puede contribuir a eliminar contracturas en los músculos lumbares. Este método fue propuesto por Andrew Weil, director de Medicina Integral de la Universidad de Arizona. Este método, conocido como 4-7-8, consiste en tumbarse o sentarse con la espalda recta, asegurarse de que la postura es adecuada y a continuación se coloca la punta de la lengua detrás de los dientes frontales. Una vez conseguida la postura se coge aire por la nariz contando cuatro, se aguanta la respiración siete segundos y se espira el aire en ocho segundos mientras se realiza un sonido fuerte. Los expertos señalan que este ejercicio no debe de realizarse más de cuatro veces al día durante el primer mes.

A través de este método se trabajará el transverso del abdomen, un músculo muy importante para el equilibrio lumbopélvico y para toda la columna. Este músculo se ejercita con el movimiento del diafragma, esto es, de la respiración, y también tiene como función principal estabilizar nuestra postura para proteger la zona lumbar.

Técnicas de relajación: contra la ansiedad y el estrés

El estrés y la ansiedad también pueden generarnos dolores de espalda debido a agarrotamientos musculares y tensiones. Existen múltiples formas de relajarse, cada persona encontrará la menor manera dependiendo de sus gustos, su estilo de vida o su forma física.

Entre las más extendidas y las técnicas que mejor funcionan podemos encontrar el yoga o el pilates. Además, estos dos métodos incluyen un montón de ejercicios físicos que contribuirán a ejercitar nuestra espalda. Al final de cada clase se dedicará un tiempo a la meditación que contribuirá a la relajación final de nuestro cuerpo y nuestra mente, alejando cualquier dolor o molestia de nuestra espalda.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.