Música popular en Aragón

El disco-libro VER PARA CREER es un trabajo imprescindible a la hora de conocer y disfrutar de esa porción de nuestro patrimonio que ahonda sus raíces en la tradición.

Francisco Javier Aguirre. Prames acaba de redondear un proyecto iniciado hace dos décadas en torno a la música aragonesa en sus diferentes estilos y conceptos. El disco-libro VER PARA CREER recoge esta trayectoria en un magnífico volumen que consta de dos CDs, un catálogo de lo publicado, abundante documentación fotográfica y textos de Ángel Vergara y Plácido Serrano comentando el trabajo. Las músicas corresponden al Joaquín Pardinilla Sexteto, con el que han colaborado numerosos cantantes y otros artistas.

Se aprovecharon bien los años de bonanza económica y se creó un espíritu de colaboración entre las instituciones aragonesas y la obra social de la CAI, que participó en el proyecto. Muchos músicos y autores contribuimos, con mayor o menor intensidad, al desarrollo de esta iniciativa que ha dotado a nuestro territorio de un patrimonio cultural de altos vuelos, organizado en torno a la música.

Tanto en su proyección popular como la más clásica, la colección fue alternando sus títulos dedicados al grupo Chicotén, como homenaje a su papel de pionero en la recuperación del folklore propio, incorporando luego territorios próximos, como los Pirineos franceses y el Bajo Ebro catalán. Se atendió con mucho empeño a los diferentes festivales de carácter clásico que se desarrollaron en Daroca, la Aljafería, la Seo, San Juan de la Peña, Albarracín o Tarazona, por citar los más destacados.

Personajes emblemáticos de nuestra cultura como Goya, Buñuel, los Labordeta y Simón Tapia, entre otros, también tuvieron su reconocimiento en sendos libro-discos. La historia de Aragón quedó plasmada en varios títulos como ‘Los Sitios de Zaragoza’, ‘Aragón en Nápoles’, ‘Los judíos en Aragón’, ‘El Camino de Santiago por Aragón’, ‘Los Amantes de Teruel’, o ‘Los monasterios cistercienses de Aragón y Cataluña’.

La jota tuvo destacada presencia con cuatro volúmenes, y se dio también cauce a otros géneros como el cuplé, las canciones libertarias y la música electrónica. Intervinieron muchos conjuntos musicales, ofreciendo un panorama amplio y consistente de los diferentes modos de hacer música en el territorio.

En definitiva, se trata de un trabajo imprescindible a la hora de conocer y disfrutar de esa porción de nuestro patrimonio que ahonda sus raíces en la tradición, pero que tiene aires de modernidad y un vuelo seguro de cara al futuro.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.