Zaragoza pone en marcha una de las Unidades de Prevención Cardiovascular y Rehabilitación cardiaca más grandes de España

0
327
Nueva Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Provincial de Zaragoza.
Nueva Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Provincial de Zaragoza. / Foto: A.H.
Nueva Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Provincial de Zaragoza.
Nueva Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Provincial de Zaragoza. / Foto: A.H.

Redacción. / El Hospital Nuestra Señora de Gracia, popularmente conocido como Hospital Provincial, ha instalado una de las Unidades de Prevención Cardiovascular y Rehabilitación cardiaca más grandes de España en la que acogerá a enfermos de los hospitales Clínico Lozano Blesa, Miguel Servet y Royo Villanova. El objetivo de este proyecto es lograr más años de vida, vividos con mayor calidad, y disminuir el riesgo de sufrir otro infarto cardiaco.

La Unidad va a atender a cardiópatas dándoles la oportunidad de reincorporarse a sus puestos de trabajo de forma más precoz, o en el caso de estar jubilados, de retomar su actividad normal de una forma saludable. La actividad de la Unidad comienza en abril de forma gradual (con un grupo de diez enfermos) para poco a poco aumentará su capacidad hasta llegar, en un año, a entre 70 y 80 enfermos cada dos meses, que es lo estimado que durará el programa completo. Cuando la unidad esté a pleno rendimiento, será una de las más grandes de España.

El programa incluye charlas formativas, control de los factores de riesgo cardiovascular (colesterol, diabetes, tensión alta, obesidad, tabaquismo…), entrenamientos físicos supervisados, terapia de grupo y un largo etcétera que requiere inevitablemente de la implicación del enfermo para desterrar los hábitos de vida que le han conducido a su enfermedad cardiovascular.

Según el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, «el SALUD pone a disposición del paciente un equipamiento de primer nivel valorado en más de 150.000 euros y un equipo profesional multidisciplinar que guía al enfermo en este programa bajo el convencimiento de que un paciente activo, responsable y comprometido en su tratamiento va a mejorar su calidad de vida y reducir el riesgo de repetir los episodios cardíacos».

En todo momento el programa es personalizado, adaptado a las necesidades de cada paciente, a sus condiciones físicas e incluso a su disponibilidad. Habrá enfermos que requieran, por ejemplo, hacer un entrenamiento físico de forma presencial en la sala de Rehabilitación Cardiaca de forma ambulatoria, con monitorización electrocardiográfica inalámbrica constante, y otro grupo de pacientes podrá seguir el programa supervisado en su propio domicilio.

Los candidatos a estas terapias son, por un lado, los pacientes denominados isquémicos (con afectación en las arterias coronarias). Aquí se incluyen personas que han sufrido un infarto cardíaco/angina de pecho y han precisado de la implantación de uno o varios ‘stent’; que han sido sometidos a cirugía cardiaca o enfermos con insuficiencia cardiaca. En todos ellos, el programa debe iniciarse de forma precoz. Es la primera vez que se pone en marcha un proyecto que afecta a los cuatro hospitales públicos de la ciudad de Zaragoza con la implicación de los correspondientes servicios de Cardiología y de Medicina Física y Rehabilitación.

Otras unidades de rehabilitación cardiaca, como la del Servet, seguirán en marcha, ya que en ella se atiende a pacientes que han sido trasplantados de corazón o algunos que proceden de Cirugía Cardiaca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here