Una exposición revela las influencias arquitectónicas entre Aragón y Sicilia

0
387
La exposición estará ubicada en el Museo de Zaragoza
La exposición está ubicada en el Museo de Zaragoza
La exposición estará ubicada en el Museo de Zaragoza
La exposición está ubicada en el Museo de Zaragoza

Redacción. / Aragón y Sicilia compartieron historia durante más de 200 años bajo la Corona de Aragón. Esa unión dio como resultado un fructífero intercambio cultural y artístico que quedó plasmado en los edificios construidos en esa época. Ahora una exposición revela al público las influencias arquitectónicas entre Aragón y Sicilia a través de 76 montajes fotográficos.

Se trata de la muestra ‘Un alma común: La arquitectura sículo-aragonesa’ que llega al Museo de Zaragoza tras su paso por Palermo, Siracusa y Roma. La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat y el director general de Patrimonio Cultural, Javier Callizo han presentado esta exposición en Zaragoza.

Las influencias mutuas se reflejan a través de 46 edificios aragoneses y sicilianos de los que se ha realizado una selección fotográfica y un estudio comparativo. En él se analizan las características comunes, tanto constructivas como estilísticas, que permiten afirmar la existencia de “un alma común”, fruto de la unión de Aragón y Sicilia desde el reinado de Pedro III al de Fernando II, rey de Sicilia.

Se trata de una iniciativa puesta en marcha por el Gobierno de Aragón para dar a conocer el papel que jugó el Reino de Aragón y la Corona de Aragón en la historia de España y de Europa, reivindicar su importancia, la unión que supuso y convertirlo en un foco de acción cultural, educativa y turística. Sus comisarios son los profesores de la Escuela de Ingeniera y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza Luis Agustín, Aurelio Vallespín y Ricardo Santonja, autor además de las fotografías.

‘Un alma común’. 46 edificios aragoneses y sicilianos sirven de hilo conductor en la exposición ‘Un alma común’ para poner de manifiesto el fructífero intercambio que produjo la unión de estos dos reinos. A diferencia de otros territorios de la Corona de Aragón en los que el estilo gótico mediterráneo se muestra de forma más ‘pura’, en Aragón y Sicilia la arquitectura de la época está fuertemente marcada por la influencia islámica y de otras culturas y ello conllevó el intercambio de técnicas constructivas y decorativas.

A través de los edificios seleccionados se muestra por ejemplo una cierta estandarización en los materiales o los sistemas constructivos, favorecida por la movilidad de los artesanos que cruzaban el Mediterráneo. Es el caso de la utilización de las bóvedas tabicadas; un avance constructivo que se empleó en La Seo o el Palacio de la Aljafería de Zaragoza y que posteriormente encontramos en Sicilia.

También la utilización de cimborrios como los de la propia Seo y la Capilla Palatina de Palermo o la utilización de piedra caliza de Gerona en las ventanas del Palacio Arzobispal de Palermo, del Palacio Ardid de Alcañiz o La Aljafería. Existen también muchas similitudes entre la techumbre de madera de la Catedral de Teruel y la del Palacio Steri de Palermo o entre las soluciones diseñadas para repartir el peso de la cubierta de las catedrales de Taormina y Mesina y la de Teruel.

Influencias arquitectónicas también por las vinculaciones matrimoniales. Es el caso de la Sala Capitular del Real Monasterio de Sigena, cuyo techo estuvo decorado con mocárabes muy similares a los de la Capilla Palatina. Todo indica que Constanza, hija de Sancha de Castilla y Alfonso II y esposa en segundas nupcias del rey de Sicilia Federico II Hohenstaufen, quedó impresionada con el palacio italiano y mandó construirlo en el monasterio aragonés.

Además la arquitectura aragonesa y siciliana comparte soluciones decorativas. Un ejemplo son las combinaciones de relieve y color que enriquecen el exterior de la Seo zaragozana, el ábside de la Catedral de Palermo o la Colegiata de Caspe, así como la presencia del escudo de Aragón y Sicilia en la Catedral de Erice, la de Mesina o la Capilla Palatina de Palermo.

La exposición además ha servido para estrechar una nueva vía de colaboración cultural, académica e investigadora entre las regiones de Sicilia, Nápoles y Aragón, favorecida por la Embajada de España en Italia. Esa colaboración implica también a la Università degli Studi di Palermo, la Università degli Studi di Catania, la Università degli Studi di Messina y la Universidad de Zaragoza.

Corona de Aragón 2015: Fernando el Católico. ‘Un alama común’ es una de las tres exposiciones que se van a desarrollar a lo largo de 2015 en el proyecto ‘Corona de Aragón. Historia y Arte’. Junto a ella, el Palacio de la Aljafería acoge desde la semana pasada la muestra ‘Fernando II de Aragón. El rey que imaginó España y la abrió en Europa’.

Por su parte la Universidad de Zaragoza está organizado, con la colaboración del Gobierno de Aragón, la exposición ‘Aragón y Flandes: Historia de un encuentro’, que tiene lugar en el Edificio Paraninfo en la primavera de 2015, a aprtir de este 31 de marzo de 2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here