Las ‘gemelas atómikas’ analizan la situación del pádel en Zaragoza

Las zaragozanas jugaban al tenis antes de meterse en el mundo del pádel, por lo que llegaron con unas condiciones previas que les ayudaron para lograr meterse entre las tres o cuatro mejores parejas del mundo en poco tiempo.

Redacción. María José Sánchez Alayeto y María Pilar Sánchez Alayeto, también conocidas como ‘las gemelas atómikas’, son unas de las mejores jugadoras del pádel en nuestro país. Durante dos temporadas seguidas, hasta la de 2018, han sido la pareja número uno del ranking World Padel Tour. Las gemelas, de Zaragoza, se caracterizan por su agresividad en el juego y prefieren las palas de Star Vie pádel, patrocinadores de ambas.

Antes de que comenzara la actual temporada, María Pilar, ‘Mapi’, fue operada de una lesión en el hombro, por lo que su hermana María José, ‘Majo’, está jugando con la joven jugadora Delfi Brea, de tan solo 20 años. Hasta el año pasado se celebraron varios torneos del World Padel Tour en Zaragoza, y las dos hermanas desean que el campeonato vuelva a celebrarse en su ciudad natal.

María José Alayeto, ‘Majo’, nos ha comentado que está viendo cómo el pádel se ha expandido mucho en Zaragoza y Aragón en general. El pádel está teniendo un gran crecimiento en cuanto “a nivel de juego y de cantidad de jugadores amateur y gente que se quiere dedicar a ello”, ha explicado. También se ha notado en el número de pistas y clubes, como confirma la jugadora.




Otro de los aspectos fundamentales en los que está creciendo este deporte de pala es en la cantidad de niños que se apuntan a escuelas para practicar pádel. Majo se alegra de ver que cada vez hay más menores dedicándose a ello y que “desde que son pequeños ya dicen que quieren dedicarse al pádel y entrenar. No empezar con el tenis y luego cambiarse”, agradece. “Cada vez hay más auge, no sé si en algún momento frenará porque de momento parece que no”, nos ha confesado.

María Pilar Alayeto, ‘Mapi’, espera que el circuito mundial de pádel vuelva a pasar por la ciudad que las vio nacer y nos cuenta que no sabe “si se volverá a celebrar, pero sí que lo deseo”. Además, nos ha explicado que, cada vez que vuelven a Zaragoza, se nota que hay muchos aficionados y que durante el torneo las gradas estaban llenas. “Eso es señal de que a la gente le gusta el pádel, tiene afición”, ha resumido.

Ambas hermanas han recordado lo especial que fue aquel momento en el que un torneo del circuito de pádel se celebró allí. Majo ha comentado que fue “un torneo muy especial y los nervios que corren por dentro son más especiales”, debido al hecho de que juegas en casa y delante de familiares y amigos “eso lo hace un puntito más especial”, ha recordado.

Para Mapi tuvo un momento muy importante el cariño y la cercanía del público de Zaragoza unido a que “debido a tener a la familia y amigos cerca se vive de otra manera. Se tienen más nervios pero lo vivimos con mucha intensidad”, ha explicado.

Cuando ellas empezaron en 2009, vivían separadas, en ciudades distintas, ya que una de las hermanas se había marchado de Zaragoza. Empezaron a presentarse a las previas y torneos para probar suerte, pero al año siguiente ya decidieron que querían dedicarse al pádel de forma profesional. Desde entonces no han dejado de entrenar juntas.

Aunque lo único que les diferencia en sus entrenamientos es el preparador físico, comparten psicóloga, ya que esta parte del entrenamiento es muy importante en el juego. “A veces vemos a la psicóloga juntas y otras por separado”, ha comentado Majo.

En la situación del pádel en Zaragoza, Mapi ha opinado que el número de pistas más o menos se está estabilizado desde hace unos años, “porque hay mucha oferta y es complicado meterse en un proyecto de un club de pádel. Creo que hace tiempo que ya no se construyen más clubes”. Pero en cuanto a afición la jugadora opina que “cada vez hay más cantidad de niños que se animan a practicar pádel”.

Les alegra ver cómo cada vez hay más jugadoras en la pista, ya no solo en Zaragoza sino en el circuito mundial. “En cada torneo, las previas y pre-previas están llenas y se están quedando parejas fuera, lo que significa que está creciendo”, ha observado Mapi.  

Majo ha repasado la trayectoria de su carrera y destaca que lo más difícil de llagar a la cima del ranking es mantenerse ahí arriba: “Siempre nos han dicho que para el poco tiempo que llevábamos jugando, porque empezamos tarde a jugar al pádel, conseguimos muy rápido estar entre las mejores parejas y conseguir el número uno”. Algo que no es muy habitual ver en competiciones de este nivel. Las palas que usan las gemelas se pueden comprar en Streetpadel, tienda online especializada en pádel.

Las zaragozanas jugaban al tenis antes de meterse en el mundo del pádel, por lo que llegaron con unas condiciones previas que les ayudaron para lograr meterse entre las tres o cuatro mejores parejas del mundo en poco tiempo, “y en poquito alcanzamos el número uno”, nos ha contado Majo. Además, resalta que lo importante de este deporte “es el trabajo diario, trabajo que no se ve. La gente solo te ve un día que vas al torneo y te ve competir pero tampoco se ve todo el trabajo que conlleva detrás. Pero es una vida que nos gusta, a la que estamos acostumbradas y ojalá todo el mundo pudiera dedicarse a lo que le gusta”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.