Las rocas del Jurásico expuestas al sur de Zaragoza permiten conocer cómo fueron los mares de esa época

El trabajo, publicado en la revista 'Sedimentary Geology', ha sido realizado por tres investigadores de la Universidad de Zaragoza.

0
306
Rocas al sur de Zaragoza enseñan cómo eran los mares del Jurásico
Rocas del Jurásico expuestas en Jaulín.

Redacción. Investigadores de la Universidad de Zaragoza han realizado un estudio que ha permitido obtener claves para la investigación de los fondos marinos tropicales del final del Jurásico, hace 153 millones de años. El trabajo realizado por los investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias Ambientes (IUCA-Unizar), Cristina Sequero, Marcos Aurell y Beatriz Bádenas, ha sido recientemente publicado en la revista científica internacional “Sedimentary Geology”.

El estudio realizado está basado en la observación en el campo y en el microscopio de las rocas del Jurásico expuestas en varias localidades del sur de Zaragoza como Muel, Mezalocha, Jaulín, Valmadrid, Fuendetodos o Aguilón. Estas rocas permiten a los científicos proponer un modelo de distribución de los oncoides, unas estructuras formadas por algas y bacterias que proliferaron en los fondos marinos tropicales del final del Jurásico, en función de la profundidad, agitación del hondo por el oleaje y la oxigenación de las profundidades marinas.

La clasificación propuesta por Sequero, Aurell y Bádenas puede servir de referencia para estudios en rocas que contienen esas partículas de origen bacteriano en otras regiones del planeta. Los autores de la Universidad de Zaragoza describen diversos tipos de cianobacterias (algas verdeazuladas) capaces de formar oncoides, partículas esféricas o subesféricas que pueden alcanzar varios centímetros de diámetro.

Formación de oncoides

La formación de los oncoides comienza con la presencia de un núcleo, como podría ser el fragmento de una concha de molusco, que rueda sobre el fondo marino y atrapa un sedimento muy fino, y este movimiento genera láminas concéntricas en torno al centro. Durante este proceso, las bacterias pueden colonizar temporalmente la superficie y generar láminas microbianas. Las morfologías y tamaños de estas bacterias son muy variadas, desde tubos filamentosos a cúmulos con aspecto grumoso, protegidos en el registro fósil cuando la estructura de dicha bacteria calcifica.

En el estudio, los investigadores del grupo Aragosaurus y miembros del IUCA de la Universidad de Zaragoza han podido comprobar que la forma, tamaño y estructura interna de los oncoides están directamente relacionados con procesos físicos y químicos que tienen lugar en las aguas marinas. De este modo, los oncoides obtienen un aspecto muy diverso que abarca desde nódulos de hasta 7 centímetros de diámetro constituidos exclusivamente por microorganismos, hasta partículas milimétricas donde la presencia de estos microorganismos es esporádico o nula.

Determinadas condiciones especialmente relacionadas con la energía del agua, temperatura o salinidad determinan el crecimiento microbial y, por tanto, la generación de uno u otro tipo de oncoide. Por lo que, medios marinos muy tranquilos, con salinidad similar a los mares actuales y temperaturas calidad favorecen la proliferación bacteriana. De lo contrario, si existe un fuerte oleaje la actividad microbiana se reduce, del mismo modo que si varía la salinidad o la temperatura. La gran sensibilidad de estos organismos ante las condiciones ambientales los convierte a ellos, y a las estructuras que los contienen, en excelentes archivos paleoambientales que permiten reconstruir ecosistemas marinos pasados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here