Aprueban la convocatoria del plan de restauración de bienes eclesiásticos 2020-2021

Diputación aportará 2,2 millones para financiar el 60% de cada actuación y los ayuntamientos y los obispados, 1,5 millones más a partes iguales.

0
261
Aprueban la convocatoria del plan de restauración de bienes eclesiásticos 2020-2021
Estas medidas se encuadran dentro de la idea de restaurar y preservar el patrimonio histórico.

Redacción. El pleno de la Diputación de Zaragoza ha aprobado por unanimidad la convocatoria del plan de restauración de bienes de propiedad eclesiástica para los años 2020-2021, que por parte de la DPZ está dotado con 2,2 millones de euros y que en total va a suponer una inversión de 3,7 millones de euros (la Diputación aporta el 60% del presupuesto de cada actuación y los ayuntamientos y las diócesis, un 20% cada uno que en total suman 1,5 millones más). Además, en la sesión, que ha vuelto a ser telemática, también se han aprobado los proyectos de las dos últimas plantas de transferencia previstas dentro del servicio Ecoprovincia: las que se construirán en Alagón y Borja.

De los 3,7 millones de euros que se invertirán dentro del plan de restauración de bienes de propiedad eclesiástica, 2,7 millones se invertirán en rehabilitar edificios (iglesias, ermitas…) y 1 millón se destinará a recuperar bienes muebles (retablos, cuadros, esculturas…). Una vez aprobada la convocatoria, ahora se publicará en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza y los ayuntamientos tendrán un mes para solicitar una subvención. Cuando se elijan las actuaciones incluidas en el plan, se firmarán convenios a tres bandas entre la DPZ, los consistorios beneficiarios y las tres diócesis presentes en la provincia (las de Zaragoza, Tarazona y Jaca).

Conservar el patrimonio de la ciudad

“Desde la Diputación de Zaragoza siempre hemos apostado por conservar nuestro patrimonio histórico-artístico, bien sea propiedad municipal como eclesiástico”, ha destacado el presidente, Juan Antonio Sánchez Quero. “En abril ya sacamos un plan especifico para recuperar el patrimonio municipal con un presupuesto de 1,6 millones de euros y en el pleno de hoy aprobamos la convocatoria para los bienes eclesiásticos, que en total está dotada con 3,7 millones y que además servirá para reactivar la economía beneficiando en especial a las pymes y los autónomos”.

Sánchez Quero ha subrayado que solo en los últimos ocho años la Diputación de Zaragoza ha invertido unos 11 millones de euros en recuperar el patrimonio de la provincia (cantidad a la que hay que sumar otros 5 millones aportados por los ayuntamientos y las diócesis).

A la hora de conceder las subvenciones, la comisión valoradora del plan de restauración de bienes de titularidad eclesiástica tendrá en cuenta criterios como que se trate de una restauración por fases ya iniciada (sobre todo si con la actuación propuesta se terminan los trabajos); el tipo y la gravedad de los daños que sufre el bien que se va a rehabilitar; su grado de interés histórico-artístico (bienes de interés cultural, bienes catalogados, bienes con algún otro tipo de protección…); o que además de un uso religioso el bien tenga también un uso público que le dé un valor añadido (conciertos, exposiciones, conferencias, integración en rutas turísticas…).

Plantas de transferencia de Alagón y Borja

En el pleno de hoy, que ha sido el ordinario correspondiente al mes de junio y se ha iniciado con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas del coronavirus, también se han aprobado los proyectos de las dos últimas plantas de transferencia del proyecto Ecoprovincia, el servicio público creado por la Diputación de Zaragoza para facilitar que todos los municipios de la provincia puedan llevar sus residuos hasta el vertedero de la capital y cumplan así la legislación que les obliga a reciclar o reutilizar al menos el 50% de sus residuos.

La planta de Alagón se va a construir en el paraje Peribáñez y recibirá más de 10.000 toneladas de residuos anuales procedentes de los municipios de la Ribera Alta del Ebro para compactarlas y facilitar así su transporte hasta el vertedero de Zaragoza. La instalación tiene un presupuesto de licitación de 991.000 euros y un plazo de ejecución de las obras de cuatro meses.

Por su parte la planta de transferencia de Borja es la única de las seis previstas que no se va a construir desde cero, sino que va a aprovechar y reformar la planta de transferencia que ya existe en ese municipio. También va a recibir más de 10.000 toneladas anuales de basura procedentes de las comarcas del Campo de Borja y Tarazona y el Moncayo. El presupuesto de licitación de las instalaciones asciende a 590.000 euros y el plazo de ejecución de las obras será de cuatro meses.

El proyecto de la planta de Borja se ha aprobado por unanimidad y el de la planta de Alagón, con el voto a favor de todos los grupos menos el PP, que se ha abstenido. “Con este paso damos por finalizada la fase de tramitación de los proyectos”, ha destacado Sánchez Quero. “En unos días vamos a adjudicar la construcción de la planta de transferencia de La Almunia, ya han salido a concurso las de Ejea y Quinto y esperamos que a finales de este año o a principios del que viene ya estén construidas todas las instalaciones”.

El presidente ha vuelto a recordar que “por sí solos los ayuntamientos no podrían cumplir las exigencias de reciclaje que imponte la legislación” y que por eso la DPZ ha impulsado el servicio Ecoprovincia. “De hecho, el anteproyecto de la nueva Ley de Residuos que acaba de aprobar el Consejo de Ministros eleva los objetivos mínimos de reciclaje de residuos hasta el 55% para el año 2025, hasta el 60% par ael año 2030 y hasta el 65% para el año 2030”, ha recordado.

Qué es Ecoprovincia

Ecoprovincia es un servicio público de transferencia, transporte y tratamiento de residuos creado por la Diputación de Zaragoza para hacer posible que todos los municipios de la provincia lleven sus basuras a la capital.

Por qué se ha creado

Una directiva comunitaria transpuesta a la legislación española establece que para el año 2020 los municipios deben reutilizar o reciclar al menos el 50% en peso de sus residuos sólidos domésticos y comerciales. En Aragón, el único vertedero que permite alcanzar ese objetivo obligatorio es el CTRUZ, por eso la DPZ ha puesto en marcha el proyecto Ecoprovincia para solucionar este problema al que se enfrentan los ayuntamientos zaragozanos llevando sus basuras hasta Zaragoza capital.

Cómo funcionará

1) La recogida se seguirá haciendo como hasta ahora según el modelo de gestión implantado en cada zona de la provincia.

2) Los residuos se llevarán a una planta de transferencia que será construida y gestionada por la Diputación de Zaragoza. Allí se compactarán para que ocupen el menor volumen posible. En total se van a construir seis plantas de transferencia en La Almunia de Doña Godina, Ejea de los Caballeros, Quinto, Alagón, Calatayud y Borja.

3) Una vez compactados, los residuos serán trasladados desde las plantas de transferencia hasta el CTRUZ de Zaragoza. De ese transporte también se encargará la Diputación de Zaragoza.

4) El tratamiento y el reciclado a los que obliga la legislación se llevarán a cabo en el CTRUZ de Zaragoza.

Cuánto costará y quién lo pagará

La construcción de las seis plantas de transferencia se ha presupuestado en 5,7 millones de euros y será asumida por la Diputación de Zaragoza.

Los costes de transporte y mantenimiento del servicio se han estimado en 1,6 millones de euros anuales y también serán asumidos por la Diputación de Zaragoza.

La tasa que tendrán que pagar los municipios por usar el CTRUZ la establece cada año el Ayuntamiento de Zaragoza. No obstante, a ese coste habrá que restarle lo que dejará de pagar cada municipio por llevar sus basuras al vertedero en el que la deposita actualmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here