La flota de autobuses urbanos de Zaragoza cuenta con 17 nuevos articulados híbridos

Los nuevos híbridos disponen de un sistema inteligente de detección por visión que alerta al conductor y mejora la seguridad de peatones, ciclistas y otros vehículos.

0
203
Autobuses.

Redacción.  La flota de autobuses urbanos de Zaragoza cuenta desde el pasado jueves con 17 nuevos vehículos dobles híbridos, que se suman a los otros 18 de similares características que se incorporaron hace menos de un año. Con esta adquisición son ya 111 los autobuses de Zaragoza que utilizan tecnología híbrida (motor de combustión y motores eléctricos), el 31,5% de la flota, lo que redunda en una mayor sostenibilidad y calidad en la prestación de este servicio público. Además, Zaragoza incorporó en 2019 cuatro buses 100% eléctricos de última generación.

La renovación de la flota municipal, gestionada por el concesionario AVANZA, hace que la edad media de los autobuses baje hasta 7,56 años, mejorando los 7,7 que había a principios de 2019. Se trata por tanto de la flota más joven y sostenible en la historia reciente. La incorporación de estos vehículos forma parte de la apuesta del Ayuntamiento de Zaragoza por mejorar el bus urbano y ofrecer un servicio más eficiente, seguro, cómodo y más respetuoso con el medio ambiente.

Equipados con tecnología Mobileye Shield+

Los 17 nuevos buses son de la marca Volvo, modelo 7905, articulados de 18 metros de longitud y con un motor eléctrico (además del de combustión) de 130 kw. Todos ellos vienen equipados con tecnología Mobileye Shield+, un sistema inteligente de detección por visión artificial que analiza constantemente el entorno del vehículo para identificar potenciales peligros y alertar al conductor.

Esta tecnología, basada en visión por ordenador, analiza tanto la parte delantera de la calzada como los ángulos muertos de los laterales y avisa de las situaciones de riesgo mediante señales acústicas, visuales o vibración. El sistema consta de varias cámaras integradas en el vehículo que escanean constantemente el entorno para detectar potenciales colisiones y alertar al conductor con antelación, ayudándole a entender de dónde procede el peligro y reduciendo el tiempo de reacción. De esta forma se reducen las posibilidades de colisión y se mejora la seguridad para peatones, ciclistas, motos y conductores de otros vehículos.

Zaragoza, la segunda gran ciudad en España en empezar a desplegar esta tecnología

Los nuevos híbridos articulados presentados hoy cuentan con 113 plazas y rampa eléctrica y manual. Sus sistemas auxiliares (puertas, aire acondicionado, dirección asistida, frenos) son accionados eléctricamente, obteniendo un ahorro de combustible y consiguiendo que el autobús esté totalmente operativo incluso cuando el motor diésel se encuentre desactivado. El motor de combustión cumple con la normativa Europea de emisiones más exigente (Euro VI D).

Incluye dos conjuntos de batería para aumentar el tiempo de actividad, y ampliar la vida útil de las mismas. Uno de los conjuntos se reserva exclusivamente para el arranque del motor y asegurar una batería totalmente cargada en todo momento. El otro conjunto se reserva para los demás sistemas eléctricos. La estructura de la carrocería y del techo está fabricada con aluminio, que se puede reciclar hasta un 90 % y que aporta una reducción de peso que se traslada a un ahorro de combustible.

Los autobuses híbridos contribuyen a mejorar el impacto medioambiental en la ciudad, reduciendo las emisiones de CO2 en un 30% y las emisiones de NOx y PM10 en más de un 95%, impactando directamente sobre la calidad del aire.

Además AVANZA ha implantado en su flota el Proyecto Efisae; un sistema de conducción eficiente que contribuye a reducir las emisiones y, de forma paralela, mejora la seguridad y confort de los usuarios del transporte y de los conductores. En los últimos años, la tecnología de los vehículos ha evolucionado de forma significativa pero la manera de conducirlos ha permanecido invariable. La conducción eficiente corrige este desajuste aportando un estilo de conducción acorde con estas nuevas tecnologías.

Se mantienen las frecuencias durante la segunda quincena de julio

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido mantener durante la segunda quincena de julio las frecuencias actuales en la red de autobuses urbanos y no ajustará el número de vehículos como estaba previsto inicialmente. De esta forma se garantiza una amplia capacidad, ya que la ocupación media en estos momentos está muy por debajo de lo habitual en esta época del año. En la última semana el número de viajeros transportados fue un 35% inferior al de los mismos días de 2019.

De esta forma 13 líneas (28, 30, 43, 50, 51, 54, 55, 56, 57, 58, 59, C1 y C4) mantendrán el mismo número de vehículos que en el horario “de invierno” y, en consecuencia la misma frecuencia. También seguirán prestando servicio los 8 buses de refuerzo distribuidos durante la primera quincena en las líneas 21, 23, 24, 33 (2 vehículos), 39, Ci1 y Ci2. El único cambio afecta a la línea 44, que no llegará hasta el Campus Río Ebro y finalizará en María Zambrano.

Las modificaciones en las frecuencias previstas a lo largo del verano en el bus y el tranvía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here