Dr. Gracia Romero, cirujano pediátrico: “el niño no es un adulto pequeño”

La empatía y humanización deben acompañar a un profesional de la Cirugía Pediátrica, siendo las intervenciones más frecuentes a las que ha de enfrentarse las hernias, hidroceles, fimosis y apendicitis.

0
93
Dr. Gracia Romero, cirujano pediátrico: “el niño no es un adulto pequeño”
El Dr. Jesús Gracia Romero, médico especialista en Cirugía Pediátrica.

La Cirugía Pediátrica se fundamenta en la necesidad de aplicar técnicas diagnósticas y terapéuticas específicas coherentes con el diferente comportamiento fisiológico del organismo del niño, tanto en condiciones normales como patológicas. Esta especialidad tiene como fundamento la aplicación del saber y quehacer médico-quirúrgico en el período de la vida humana que se extiende desde la concepción hasta el fin de la adolescencia.

La Clínica HLA Montpellier incorporó esta especialidad para aportar un valor añadido al servicio de Pediatría del hospital, afianzando su excelencia asistencial y su proyecto en atención sanitaria infantil. Con más de treinta años de experiencia profesional, el Dr. Jesús Gracia Romero, especialista en Cirugía Pediátrica, con especial dedicación a la Urología, lidera este servicio y ha realizado numerosas intervenciones entre las que se encuentran malformaciones congénitas muy complejas.

La Cirugía Pediátrica es una medicina completamente distinta tanto por las peculiaridades del paciente como por las técnicas quirúrgicas que precisan, sobre todo en el recién nacido y en el lactante. Necesitan de un cuidado especial que les alivie o evite sufrimiento añadido a su circunstancia de salud personal. “El niño no es un adulto pequeñito, por eso existe la especialidad de Pediatría y de Cirugía Pediátrica. La humanización en el sentido de ser afable, comprensivo, familiar, compasivo… es el fundamento del ejercicio de la Medicina”, apunta el doctor.

Para tratar a un niño, siempre cobrará especial importancia el componente emocional; proporcionar un entorno amigable para reducir la ansiedad preoperatoria se convierte en un factor fundamental. “El cirujano pediátrico debe ser muy meticuloso en el quirófano, especialmente cuando se trata de criaturas prematuras, y tener mucha paciencia para “ganarse” al niño, además de dar las correspondientes explicaciones para tranquilizar a las familias. Una intervención quirúrgica es algo desconocido y todos tenemos miedo a lo desconocido, los niños también. Por esta razón, hay esforzarse en explicarles el proceso quirúrgico con un lenguaje adecuado a su edad y transmitirle confianza en las personas que lo van a cuidar: médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, etc.”, añade el Dr. Gracia.

Una especialidad en continuo desarrollo

Muchas de las prácticas son ambulatorias, el alta se concede entre las dieciséis y las veinticuatro horas. El desarrollo de los medios diagnósticos, las mejoras de las unidades de cuidados intensivos e intermedios y la investigación en materia de infecciones, entre otros aspectos, han abierto la posibilidad de realizar intervenciones quirúrgicas más complejas por parte del cirujano pediátrico, permitiendo operaciones anteriormente impensables. “En Zaragoza existe la misma demanda que en el resto de España. Este país tiene una de las tasas de natalidad más bajas del mundo (1,23 hijos por mujer) y, además, el diagnóstico prenatal permite diagnosticar en el embarazo casi todas las grandes malformaciones, que no llegan a nacer”, comenta el doctor.

Desde el punto de vista tecnológico, el desarrollo de la cirugía mínimamente invasiva, en particular con la fabricación del instrumental adaptado a los niños, ha ido ampliando el número de procedimientos a nivel pediátrico, incluidos los neonatos. “La Cirugía Pediátrica se encuentra en pleno desarrollo, implementando los avances tecnológicos, buscando que los riesgos sean mínimos, que el postoperatorio sea leve, el alta precoz… En general, los niños viven un buen postoperatorio, sobre todo los más pequeños, mucho mejor que los adultos. Con una pauta de analgesia y con la compañía de los padres no suele haber ningún problema”, señala el doctor. La seguridad y eficacia en este tipo de intervenciones resultan fundamentales para alcanzar el éxito. “Mi actividad en HLA Montpellier me aporta mucha tranquilidad porque la profesionalidad es el denominador común de todo el personal de la clínica”, concluye el especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here