El servicio de teleasistencia atendió el año pasado a más de 3.800 mayores

El servicio se ha adaptado a la pandemia para prevenir la enfermedad y atender a los afectados

0
282
2022-01-24 Julia Natalia López - TeleAsistencia
Julia Natalia López, usuaria. / Foto: DPZ

Redacción. El servicio de teleasistencia de la Diputación de Zaragoza atendió a lo largo del año pasado a 3.806 personas mayores y dependientes de la provincia y gestionó casi 159.000 llamadas, un 30% menos que en 2020. Los usuarios han continuado recibiendo atención especializada por el covid, ya que el servicio se ha adaptado a la pandemia para prevenir la enfermedad y atender a los afectados.

«Nuestro servicio de teleasistencia siempre ha sido fundamental para muchos vecinos de nuestros municipios debido al envejecimiento de la población, pero con la pandemia su importancia está siendo aún mayor si cabe. Por eso continuamos aumentado su presupuesto, que el año pasado alcanzó los 287.000 euros tras incrementarse en casi 40.000 euros con respecto al de 2020«, destaca el diputado delegado de Bienestar Social de la DPZ, Feliciano Tabuenca.

«El servicio se ha adaptado al covid y la atención realizada incluye llamadas para realizar un seguimiento de los usuarios, proporcionarles información sobre los recursos disponibles y los cuidados que deben tener así como detectar situaciones de riesgo de saludo y síntomas de la enfermedad y un seguimiento a quienes se contagian de covid», explica Tabuenca.

Las viviendas de los beneficiarios de este servicio están dotadas de un aparato con botón, que pueden pulsar ante posibles emergencias o dudas, y que automáticamente les pone en contacto con un teleoperador. Además, el servicio también contempla el seguimiento de los usuarios, que reciben llamadas de los profesionales para comprobar su estado de salud o recordarles cuestiones como la toma de medicación y las citas médicas.

Usuarios atendidos

El servicio de teleasistencia, que la Diputación de Zaragoza presta a través de la empresa Atenzia, ha atendido a lo largo del 2021 a un total de 2.936 domicilios que, traducido en personas, alcanza los 3.806 usuarios. Al finalizar el año había en activo 2.364 domicilios y 3.109 personas. En comparación a 2020, los datos reflejan una ligera bajada en el número de usuarios y domicilios atendidos, ya que en ese momento fueron 3.023 domicilios y algo más de 4.000 usuarios.

El perfil de los usuarios no ha variado con respecto a los últimos años y continúa siendo el de mujer mayor de 80 años que vive sola. En cuanto a tipología, el 98% de las personas usuarias titulares en activo a final del 2021 son mayores de 65 años, y un 2% personas con discapacidad. Por sexo predominan las mujeres, suponen un 83% del total de usuarios titulares, frente al 17% de los hombres. En cuanto a grupos de edad los mayores de 80 años suponen el 84% del total de personas usuarias. En cuanto a la convivencia, el 71% de las personas usuarias viven solas, frente a un 29% que viven acompañadas, generalmente por el cónyuge o por familiares allegados.

Llamadas realizadas y alarmas recibidas

El año pasado el personal del servicio gestionó un total de 158.928 llamadas, lo que supone 435 comunicaciones cada día entre alarmas (pulsaciones al botón) de los usuarios y llamadas de control emitidas por los propios teleoperadores.

«En 2021 se gestionaron 71.000 llamadas menos que en 2020 debido principalmente a la mejora de la situación de la pandemia y la interiorización de la situación por parte de los usuarios. Desde semanas antes de que se decretara el estado de alarma en España los profesionales del servicio duplicaron las llamadas que realizaban a los usuarios para informarles de la situación, explicarles qué medidas debían de tomar para protegerse y resolver todas sus dudas que en esos momentos eran muchas. Actualmente, la situación es diferente y, aunque se continúe enfocando el servicio a gestionar la pandemia, se ha observado que los mensajes de protección ya están muy interiorizados en el colectivo de las personas mayores», explica el diputado delegado de Bienestar Social de la DPZ.

El servicio de teleasistencia ha atendido a lo largo de 2021 un total de 26.899 alarmas (pulsaciones al botón), un promedio de 74 al día. Los motivos más frecuentes por los que contactan las personas con el centro de atención son para hablar un rato y sentirse acompañadas. Del total de las alarmas recibidas, un 3,7% (988) fueron por emergencias como caídas sufridas en los domicilios y problemas de salud (mareos, traumatismos, gripes, síntomas Covid-19…).

Refuerzo del servicio ante la crisis del covid

Las actuaciones llevadas a cabo desde el servicio de teleasistencia de la DPZ durante la crisis sanitaria han permitido que las personas usuarias reciban una atención profesional continuada y adecuada a la excepcional situación originada por la pandemia. Dentro de estas acciones se han llevado a cabo, principalmente, medidas orientadas a la prevención, protección y detección de contagio, seguimiento de las personas infectadas y en situación de vulnerabilidad y acompañamiento en el duelo.

Se trata de acciones de seguimiento a través de llamadas telefónicas para ofrecer a estas personas información sobre las medidas de prevención y protección de contagio indicadas por las autoridades sanitarias. De esta forma, se pudieron detectar situaciones de riesgo de salud y síntomas relacionados con el covid. Asimismo, el servicio realizó también numerosas llamadas de control a aquellas personas que se encontraban afectadas por la enfermedad, a las que se les ha realizado un seguimiento profesional diario y se les ha proporcionado las recomendaciones necesarias.

Además, el método de trabajo ha permitido realizar una valoración continuada de los usuarios, detectando aquellos que se encontraban en situación de vulnerabilidad, especialmente al encontrarse en asilamiento social o carecer de apoyos de calidad. El miedo a contraer la enfermedad por covid de las personas usuarias ha fomentado en muchos casos un confinamiento voluntario preventivo ocasionando el aislamiento social de estas personas.

Por otra parte, las personas usuarias que perdieron a algún familiar contaron en todo momento con el apoyo de psicólogos especializados en procesos de duelo, que se pusieron en contacto con ellos de forma continuada para prestarles atención y apoyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here