Seis estrategias para mejorar tu autoestima

0
247

Girl-Watching-Nature-Sunset-WallpaperMaría Mascareña.¿Sientes que tus opiniones no son importantes? ¿Cohibes tu comportamiento porque desconfías de tu capacidad para desenvolverte en la vida? ¿Te comparas constantemente con el mundo y sientes que no llegas al nivel del resto?.

La autoestima es algo muy importante en la vida de una persona, pues determina sus comportamientos, actitudes, sentimientos y pensamientos acerca del mundo y de sí misma. De este modo, las personas que tienen una buena autoestima se sienten bien consigo mismas, son capaces de enfrentarse y resolver los retos que les depara la vida, sienten una mayor satisfacción y gozan de un mejor estado de ánimo. Por el contrario, aquellas que tienen una autoestima baja suelen sentirse muy limitadas debido a la pobre autoimagen que tienen de sí mismas, lo cual les dificulta la vida y les lleva a fracasar en muchos ámbitos. Además, suelen sentirse más deprimidas e infelices.

Muchas de las personas que acuden a la consulta de un psicólogo con síntomas de depresión o ansiedad, tienen como problema de base una baja autoestima. Sin embargo, esta problemática está muy extendida en nuestra sociedad, ya que ésta nos exige mucho para tener éxito.

Como puedes ver tener una baja autoestima es algo que puede acarrearte muchos inconvenientes, por eso aquí te explico algunas formas para ayudarte a mejorar la tuya:

  1. Haz una lista de actividades que te hagan sentir a gusto contigo mismo. Dedica un tiempo a pensar en aquellas cosas que te hacen sentir feliz, satisfecho, que te divierten, que te hacen reir… como por ejemplo: salir a pasear en bici, darte un baño con espuma o ver tu película favorita. No hace falta que sean cosas costosas o impliquen mucho tiempo, solo trata de que sea una lista todo lo amplia que puedas. Luego coloca cada actividad en un papel (como las papeletas de las rifas), dóblalas y colócalas en un recipiente. A partir de mañana comienza a sacar un papel cada día y comprométete a dedicar un rato de tu dia a hacer la actividad que te haya tocado. De esta forma todos los días dedicarás parte de tu tiempo a hacer algo que te haga feliz.
  1. Comienza a decir NO a aquello que te perjudica o te hace sentir mal. A veces tratamos de agradar a las personas de nuestro alrededor y no les decimos que “no” a muchas cosas que nos piden. Esto conlleva sobrecargas de trabajo, prisas, dejar a un lado mis asuntos para dar prioridad a la de los demás… sin darnos cuenta de que esto provoca mucha frustración, falta de cuidado y deterioro de nosotros mismos, ingredientes básicos para que una persona se sienta infeliz. En el momento en el que comenzamos a priorizarnos sobre los demás, nuestra vida empieza a cambiar, nuestras necesidades se ven satisfechas, nuestro estrés es menor y la frustración disminuye considerablemente. Lo mejor de todo es que los demás también ganan responsabilidad sobre sus vidas.
  1. Comienza a decir SÍ a nuevas posibilidades. En la vida no solo es necesario aprender a decir que “no” sino también a decir que “sí”. Cuando nos acomodamos en la vida que llevamos, no experimentamos cambios, todo sigue igual porque no nos arriesgamos ni abrimos la puerta a nuevas opciones de vida. Para sentir la vida también es necesario conocer nuevas opciones, nuevos caminos. Para sentirse útil y satisfecho también es bueno cruzar nuevas líneas, superar las barreras y la incertidumbre, aprender… ¡no dejes que tus miedos te paralicen!
  1. Muévete. Los estudios han demostrado que realizar una actividad cardiovascular nos hace sentir bienestar no sólo a nivel físico sino también emocional. Cuando hacemos una actividad como correr, andar, bailar… nuestro cuerpo segrega hormonas de la felicidad, lo que nos produce ver la vida y a nosotros mismos de una forma más agradable. Además, cuando realizamos algún deporte o actividad física estamos cuidando nuestro cuerpo y hace que nos sintamos mucho más satisfechos con nosotros mismos. Prueba a intentarlo, no te arrepentirás.
  1. Escucha a tu cuerpo. A diario nuestro cuerpo nos habla, nos pide cosas y en la mayoría de los casos nadie le hacemos caso. Cuando sentimos algún dolor fuerte es cuando reaccionamos y normalmente lo que hacemos es callarlo con fármacos, la mayoría ni siquiera pensamos en ir al médico a no ser que el dolor perdure mucho tiempo. ¿Y si te cuento que tu cuerpo te hace señales a diario? Si, es cierto, nuestro cuerpo nos da mucha información de la que no somos conscientes. Si te paras y dejas a un lado los pensamientos y las preocupaciones podrás notar diferentes sensaciones. Puede ser un cosquilleo, un hormigueo, una punzada… así es como nuestro cuerpo se comunica con nosotros, sólo tenemos que prestar atención a lo que necesita y satisfacerlo. A veces puede ser comer menos o echarte crema. Otras sencillamente dedicar menos tiempo a las obligaciones o descansar más… Afina tu oído, presta atención y hazlo sentir bien.
  1. Termina el día agradeciendo. El agradecimiento es una de las herramientas más poderosas para sentirse bien. Cuando agradecemos a la vida lo que nos trae cada día algo ocurre dentro de nosotros, nos permite sentirnos satisfechos con nosotros mismos. Por eso, al finalizar el día te propongo que te pares a reflexionar sobre aquello que te ha hecho sentir a gusto, que te ha hecho sentir feliz, que te ha servido para aprender. Agradécelo a la vida y a ti mismo.

María Mascareña

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here