Repuestos de carrocería: el capó

Para reparar el capó primeramente se deben arreglar las abolladuras. Dejar limpia la parte afectada y retirar la capa de pintura.

Redacción. El capó de un coche es una pieza fundamental de la carrocería. Permite cubrir la superficie que se encuentra debajo, así como dar forma a la estética exterior del vehículo. Asimismo, sirve de protección al motor de elementos externos y de la intemperie. El diseño y aspecto varía en función de la marca y modelo del vehículo influyendo de manera directa en la estética global del automóvil.

¿Qué desperfectos puede sufrir el capó de un automóvil?

Los desperfectos del capó generalmente se encuentran a la vista. Arañazos, abolladuras y rozaduras son los principales motivos por el cual el capó se ve perjudicado. Asimismo, en caso de accidente el capó puede deformase totalmente. De este modo, si los desperfectos son de poca consideración se podrá optar por un trabajo de chapa en un taller especializado. Si por el contrario el capó ha sufrido un fuerte impacto y se ha deformado por completo debemos optar por acudir a una tienda repuestos como repuestosauto.es el sitio y adquirir un capó nuevo.

¿Cuál es el proceso de una reparación?

Para reparar el capó primeramente se deben arreglar las abolladuras. Dejar limpia la parte afectada y retirar la capa de pintura. Posteriormente se le devuelve su estética original y se corregirán las imperfecciones con un tipo de imprimación específica. Después y para finalizar el proceso se le aplicará un producto anti corrosivo para posteriormente pintarlo y pulirlo.

En ese contexto, los principales defectos que se pueden dar en un capó serían:

  • Alteración o deformación del capó
  • Placas de refuerzo deterioradas
  • Rotura de clips, cierres o bisagras
  • Cableado dañado
  • Mal funcionamiento de la estructura
  • Perforación de la chapa o metal

¿Con qué material se fabrica capó de un automóvil?

Dependiendo del fabricante el capó puede estar fabricado con distintos materiales. Entre ellos, los más utilizados serían: acero, aluminio, polímero plástico, aleaciones de hierro y aluminio o fibra de carbono. En este sentido, para conseguir una carrocería más ligera los fabricantes de coches deportivos de alta gama suelen utilizar fibra de carbono. De igual modo, el hierro es un metal altamente sensible al óxido y la corrosión aunque muy sencillo de reparar y soldar, así como barato. No obstante el hierro utilizado en las carrocerías se presenta con una aleación de entre el 0,1 y 0,3 % de carbono. Se denominan aceros suaves y a su vez contienen fósforo, magnesio y silicio, lo que hace perfeccionar sus propiedades mecánicas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.