Son concedidas cinco estancias de investigación para el ámbito rural.

Están dotadas con 6.000 euros cada una y permitirán desarrollar seis proyectos centrados en campos como la reconstrucción virtual de edificios, las técnicas y los elementos tradicionales de construcción o la edición de materiales para escolares.

Territorio Mudéjar, la asociación de municipios que trabaja para conservar y promocionar el arte mudéjar de la provincia de Zaragoza, ha concedido cinco estancias de investigación para el estudio y la gestión de los recursos naturales y patrimoniales y de sus pueblos.

La convocatoria de estas estancias lleva el nombre de Gonzalo M. Borras Gualis como homenaje al insigne profesor fallecido este año. Cada una de ellas está dotada con 6.000 euros, y en total permitirán desarrollar seis proyectos de investigación responsables, sostenibles e innovadores que van a tener un impacto directo en el medio rural y que favorecerán su visibilidad y conocimiento.

Los proyectos ya están en marcha –se iniciaron a principios de septiembre– y se desarrollarán hasta finales de año. En todos los casos menos en uno corren a cargo de equipos interdisciplinares, y para su realización es obligatorio que los investigadores permanezcan durante cierto tiempo en una o en varias localidades del Territorio Mudéjar.

Aunque la convocatoria preveía cinco líneas de investigación, el comité científico ha decidido dejar desiertas dos de ellas, por los que todas las estancias se enmarcan en las otras tres: ‘Nuevas miradas sobre el mudéjar’, ‘Territorio Mudéjar y paisaje cultural’ y ‘La gestión del patrimonio cultural’.

Los proyectos son:

Renovar el imaginario colectivo sobre el mudéjar

El proyecto ‘Imaginario contemporáneo del mudéjar’, impulsado por la historiadora del arte Irene Ruiz, pretende renovar el conjunto de símbolos y recuerdos a los que se asocia este fenómeno artístico y cultural yendo más allá de los meros elementos arquitectónicos. Para hacerlo posible, esta iniciativa plantea aportar una nueva mirada sobre el patrimonio visual ya existente creando e integrando un nuevo ‘nivel’ que desde la época actual se sume al conjunto de referencias que hasta ahora ha definido lo que se entiende por mudéjar.

Fotografía de estancias. Foto: Territorio Mudéjar.

Explorando a través de diferentes experiencias la propia definición de lo mudéjar y haciendo partícipe a la población del territorio, el proyecto va a desarrollar distintas acciones piloto (talleres, charlas, concursos…) que buscan generar una nueva manera de comunicar la forma actual de “ser mudéjar”. A partir de una propuesta de trabajo con fotografías aportadas por los propios vecinos se busca generar nuevas historias que ayuden a difundir la importancia de la imagen para la comunicación del siglo XXI y que sirvan para enseñar los nuevos lenguajes visuales que puedan ser utilizados para transmitir una nueva forma de “ser mudéjares”.

Las actividades se realizarán en cinco localidades concretas, pero tendrán resonancia en el resto del Territorio Mudéjar a través de internet y las redes sociales, lo que permitirá obtener un ‘feedback’ no solo virtual, sino también a través de pequeños desplazamientos y encuentros que ayuden a “crear comunidad”.

Reconstrucción virtual de edificios mudéjares y talleres y exposiciones escolares

El segundo proyecto seleccionado es una iniciativa multidisciplinar dirigida por el arquitecto Luis Agustín, profesor de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza, que plantea dos acciones complementarias dirigidas a la  revalorización del patrimonio mudéjar. Por un lado, se va llevar a cabo el inventario digital de varios edificios. Por otro, se pretende una acercamiento de las técnicas y tecnologías de recogida y análisis de datos al entorno escolar del Territorio Mudéjar .

La primera acción, de carácter científico, va a permitir la reconstrucción virtual de esos edificios y teniendo un alto impacto en la comunidad científica. La segunda, de carácter participativo, va a permitir la generación de valor a través de la pertenencia a una imagen de marca, ‘Territorio Mudéjar’, con un alto impacto en la población de esas localidades.

Materiales escolares sobre la despoblación y el patrimonio

La tercera estancia de investigación va a permitir desarrollar un proyecto multidisciplinar dirigido por el profesor de Secundaria Carlos Guallart que va a consistir en la elaboración de materiales escolares que permitan trabajar en el aula las relaciones entre la despoblación y el patrimonio cultural en el Territorio Mudéjar.

El objetivo de esos materiales será que los alumnos puedan valorar el patrimonio natural y cultural de estos municipios y sean capaces de formular propuestas de desarrollo económico y demográfico que permitan hacer frente a ese proceso despoblador.

Los materiales que elabore el proyecto quedarán en abierto para que puedan ser utilizados por otros centros educativos, potenciando de esta manera el conocimiento del patrimonio mudéjar fuera de las localidades que forman el Territorio Mudéjar.

Dar un uso a la arquitectura civil mudéjar

Otra de las estancias concedidas va a permitir desarrollar un proyecto de investigación sobre la arquitectura civil mudéjar. Dirigida por el historiador del arte Ricardo Monreal, esta iniciativa multidisciplinar plantea un proceso de investigación y de toma de datos que persigue dos objetivos principales: obtener material actual y tecnológicamente avanzada sobre la arquitectura civil del Territorio Mudéjar que conserva elementos mudéjares y plantear la fase 0 de un proyecto de gestión monumental que permita dar un uso a esos edificios contribuyendo así a su sostenibilidad, a su función social y a su incorporación a la vida de los pueblos.

Arquitectura vernácula, oficios tradicionales de la construcción y el yeso mudéjar como elemento de identidad, conocimiento y oportunidades.

La arquitectura mudéjar monumental comparte materiales y técnicas con la arquitectura vernácula de los pueblos vinculada al desempeño cotidiano de la gente común y aportando un gran valor social y etnológico.

Fotografía de estancias. Foto: Territorio Mudéjar.

Desde una perspectiva actual, el empleo de materiales locales confiere a esta arquitectura propia del territorio una capacidad inigualable de integración en el entorno y la ha dotado de un ciclo de vida limpio que le permite degradarse y volver al medio sin apenas dejar huella. Sin embargo, a lo largo del siglo XX el desarrollo industrial ha provocado un fuerte proceso de transformación y destrucción de los edificios vernáculos y el progresivo abandono de los sistemas constructivos tradicionales. Estos procesos, que suelen acelerarse de la mano de la actividad turística o industrial, van desdibujando el tejido histórico y arquitectónico de los pueblos hasta despojarlas de su carácter.

Frente a esta situación, los arquitectos Javier Gómez Patrocinio y Pedro Bel Anzue, plantean la importancia del conocimiento y la valoración de la arquitectura tradicional local y de sus materiales para garantizar su protección. Solo si los habitantes de los pueblos la comprenden y la tienen en estima se puede evitar su sustitución por edificaciones de nueva planta y se puede propiciar su conservación.

Para lograr esa conservación, es fundamental poner al alcance de los propietarios técnicas alternativas al empleo de materiales industrializados, algo para lo que resulta clave el trabajo de los artesanos locales que conocen los sistemas tradicionales de construcción. La puesta en valor de esos oficios permite dinamizar económicamente el territorio a través del patrimonio y favorece la retención local de unos recursos que, de otra forma, acaban en grandes empresas del sector de la construcción.

Uno de esos materiales fundamentales es el yeso tradicional o mudéjar el cual se enfrenta a un gran desafío para su conservación, ya que en la actualidad no existe ningún material que permita su rehabilitación. Ni el yeso actual, ni la cal, ni el cemento pueden ser usados para reposiciones de volumen o consolidaciones, ya que el yeso tradicional tiene unas propiedades mineralógicas y un comportamiento muy diferentes.

Mientras Javier Gómez trabaja en el inventario y diagnóstico general de materiales, técnicas y arquitecturas, Pedro Bel trabaja específicamente la continuación de su tesis doctoral en la cual ha podido constatar que la técnica de fabricación del yeso mudéjar no se modificó hasta mediado el siglo XX.

Su proyecto plantea localizar a los antiguos artesanos del yeso y entrevistarlos para documentar la técnica y sus variables. Para ello también se van a visitar canteras y antiguos hornos de yeso documentando su estado y haciendo un levantamiento fotogramétrico en 3D de aquellos que presenten especial interés; se van a identificar con fichas los edificios del territorio que tengan yeso mudéjar en elementos características; y se va a analizar toda esa documentación para emitir unas conclusiones.

El objetivo último revitalizar los espacios de trabajo vinculados a los oficios de la construcción reactivándolos a través de una empresa local que se dedique a la fabricación de yeso tradicional o mudéjar.

El objetivo de las estancias de investigación Gonzalo M. Borrás Gualis

Con esta primera convocatoria de las estancias de investigación y proyectos Gonzalo  M. Borrás Gualis, la entidad Territorio Mudéjar se ha fijado como objetivo favorecer el conocimiento del territorio rural desde su identidad mudéjar a través de miradas innovadoras que tengan un impacto positivo en los pueblos y que impulsen una red de trabajo sobre las posibilidades que ofrecen los recursos del territorio y el trabajo colaborativo e interdisciplinar. Se persigue también la creación de dinámicas de participación social en el ámbito del patrimonio. Además, de forma específica se quiere mejorar el conocimiento del mudéjar como Patrimonio de la Humanidad y el de los beneficios que reporta como marca internacional reconocida por la Unesco.

  

Territorio Mudéjar

Territorio Mudéjar nace bajo el impulso de la Diputación Provincial de Zaragoza como una asociación de municipios –actualmente ya son una treintena– cuyo objetivo es afianzar una red de gestión unificada y colaborativa para la utilización de los recursos histórico-artísticos vinculados al importante patrimonio mudéjar. Esos recursos se entienden como un motor de desarrollo de los pueblos y como un elemento de identidad para el mantenimiento de las comunidades que forman el territorio.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.