Zaragoza contribuye al avance en el conocimiento de la calcinosis tumoral

La revista 'Nature Chemical Biology' publica los logros de investigadores de Unizar sobre esta enfermedad rara que provoca graves complicaciones funcionales y motoras.

0
224
Zaragoza contribuye al avance en el conocimiento de la calcinosis tumoral
Anabel Lostao, Matilde de las Rivas y Ramón Hurtado-Guerrero.

Redacción. La prestigiosa revista Nature Chemical Biology ha publicado los avances conseguidos por una serie de investigadores sobre ciertos procesos enzimáticos que podrían ayudar a entender mejor las bases moleculares de ciertas patologías y, en concreto, de la enfermedad rara conocida como calcinosis tumoral. En los pacientes afectados por esta enfermedad se produce un depósito anormal de sales de fosfato y calcio en tejidos blancos y articulares, lo que a su vez conlleva graves complicaciones funcionales y motoras.

En concreto, Ramón Hurtado-Guerrero (investigador ARAID en el instituto BIFI de la Universidad de Zaragoza y profesor visitante de la Universidad de Copenhague), y Matilde de Las Rivas (investigadora becaria DGA) han descifrado las bases celulares de cómo se regula la formación del hueso mediante la incorporación de un azúcar en una hormona (factor de crecimiento de fibroblasto 23, FGF23) y las bases estructurales de cómo este azúcar se incorpora en esta hormona. Además se explica en este trabajo las bases moleculares de cómo mutantes de GalNAc-T3 (enzima que pone el azúcar en FGF23) pierden su actividad desembocando en la formación de la calcinosis tumoral en humanos

En palabras de Ramón Hurtado-Guerrero, “básicamente, tenemos una hormona que controla la formación del hueso y resulta que la hormona necesita una etiqueta (un tipo de azúcar) para funcionar bien. Sin la etiqueta, la hormona no funciona bien y lleva a un descontrol en la formación del hueso que llevaría a la formación de la calcinosis tumoral. Esta etiqueta se controla por una enzima (GalNAc-T3) que además hemos observado que funciona con baja eficiencia al poner la etiqueta. No obstante, el control de esta enzima sobre la hormona es lo que hace que estemos sanos y no tengamos calcinosis tumoral o su efecto contrario, osteoporosis”.

Entidades participantes

En el estudio internacional han participado además investigadores de la Universidad de La Rioja (Francisco Corzana), Universidad de Zaragoza (Anabel Lostao, investigadora ARAID en el instituto de investigación INA), la Case Western Reserve University (Thomas Gerken; EEUU), el Copenhagen Centre for Glycomics (Henrik Clausen; Dinamarca), la Universidad de Nueva Lisboa (Filipa Marcelo; Portugal), el Centre de Biochimie Structurale (Pau Bernadó; Francia), la Universidad de Tokio (Ryota Maeda; Universidad de Kyoto) y la Universidad de Nagasaki (Kentaro Kato; Japón).

De forma general, las glicosilaciones que lleva a cabo esta familia de enzimas inician una cadena de comunicación celular que, de no funcionar adecuadamente, se asocia con trastornos como cáncer, dislipidemia u osteoporeosis. Es por ello por lo que conocer su estructura y mecanismo de acción es fundamental para desarrollar fármacos específicos.

Este trabajo se enmarca en la ya larga y reconocida trayectoria investigadora que Hurtado-Guerrero tiene sobre el estudio del papel y las bases moleculares de la glicosilación proteica. Este artículo en el BIFI fue llevado a cabo por Hurtado-Guerrero, Matilde de Las Rivas y Laura Ceballos Laíta. Junto a De las Rivas, quien defendió el curso pasado su Tesis Doctoral sobre este mismo tema con la calificación de Sobresaliente cum laude, publicaron recientemente un artículo de revisión en el que se recogen los principales avances que han tenido lugar en dicho campo [2], tanto en el seno de su grupo de investigación como en otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here