Todo lo que debes saber sobre seguros

2
394

Todas las personas están expuestas a múltiples riesgos a lo largo de su vida, y frecuentemente los siniestros causan pérdidas patrimoniales irreparables si se carece de un seguro. Estar respaldado por este instrumento que reduce el costo económico de la materialización de riesgos brindando tranquilidad al asegurado y su familia.

Un seguro es un instrumento financiero que reduce la incertidumbre económica respecto al futuro. Se cristaliza en un contrato, comúnmente llamado póliza, por medio del cual el asegurador se compromete a pagar una prima mensual a cambio de que la entidad aseguradora asuma las consecuencias en caso de que se materialice el riesgo asegurado.

Cuando se habla de riesgo, se trata de la posibilidad de que ocurra un evento que traiga consecuencias negativas sobre el patrimonio del asegurado. Los seguros pueden contemplar diversos tipos de riesgos, tales como incendio, robo o daños de vehículos. Cuando el riesgo se materializa, se configura el siniestro.

Para elegir un seguro que se amolde a tus necesidades debes contactarte con un asesor de seguros. Este te explicará detalladamente los beneficios de cada uno para que escojas el que más te conviene. Evaluará tu situación, como edad, condición de salud, profesión y otras variables que afecten a tu estado de vida. Claro está, también tendrá en cuenta lo que estás buscando y a quiénes quieres que sean beneficiarios de ese seguro.

¿Todos los profesionales deben tener seguro?

Sí. Ninguna profesión está exenta de riesgos, así que es recomendable que todos los profesionales respalden su actividad contratando los seguros necesarios para su rubro en particular. En el caso específico de los profesionales del Derecho, los seguros más contratados son el seguro salud abogados, el seguro de baja laboral y el seguro de responsabilidad profesional.

Seguros de salud

La labor de los abogados es altamente estresante y el ritmo de trabajo no les permite acudir al médico asiduamente para realizarse los controles necesarios. Se debe a que la posibilidad de acudir a especialistas de la Sanidad Pública conlleva muchos meses de espera. Llegado el momento de asistir a la cita médica, es muy frecuente que haya un vencimiento de plazo o una audiencia a la que el abogado no puede faltar, y pierda el turno médico.

Para evitar estas esperas eternas y no descuidar la salud, existen cuatro tipos de seguros entre los que el profesional puede elegir, dependiendo del tipo de cobertura y el monto a pagar: ambulatorio, completo con copagos, completo sin copagos y reembolso.

El seguro ambulatorio da acceso a médicos especialistas sin lista de espera, pero no cubre intervenciones ni hospitalizaciones. Es el más económico de todos. El seguro completo con copagos cubre todo tipo de pruebas, visitas a médicos especialistas, intervenciones y hospitalizaciones. Es un poco más caro que el seguro ambulatorio. Estos dos tipos de seguro exigen el pago de copagos cada vez que se asiste al médico.

El seguro completo sin copagos es una cobertura de todas las acciones de salud requeridas por el paciente, al igual que el seguro completo con copagos. Sin embargo, su valor es más elevado que los tipos de seguros anteriores porque no exige ningún pago extra cada vez que el abogado necesite utilizar el sistema de salud.

Por último, el seguro de reembolso comprende todos los beneficios de los seguros completos, con el plus de que el asegurado puede elegir el médico que quiera por fuera del cuadro médico de la aseguradora y la entidad le reembolsará el dinero que ha pagado un elevado porcentaje por esa atención preferencial.

En todos los seguros el profesional abonará un canon mensual, tendrá asistencia directa y sin lista de espera, y podrá desgravarlos de la declaración de la renta.

Seguro de baja laboral

Todos los abogados, sean autónomos o mutualistas, necesitan un seguro de baja laboral si sus ingresos mensuales superan lo que conseguirían por la Mutualidad o la Seguridad Social, esto es, la gran mayoría. El fin es asegurarse un ingreso que les permita mantener un nivel de vida digno en caso de encontrarse en situación de baja.

Los abogados mutualistas se encuentran dentro del plan universal de la abogacía, que ofrece por defecto solo 900 euros al mes por baja temporal. Este monto es insuficiente para los gastos habituales de un profesional. Por lo tanto, es imprescindible que contraten un seguro mutualista.

Por otro lado, los autónomos suelen cotizar el mínimo, ya que es un gasto más reducido, pero en caso de baja solo obtendrán el 75% de ese monto base, hablamos de bastante menos de 1.000 €. Por este motivo, el seguro de baja laboral en autónomos es incluso más necesario que el de los mutualistas, ya que contarán con una cantidad de dinero mucho más reducida que aquellos en caso de baja.

Seguro de responsabilidad profesional

Después de los médicos, los abogados son los profesionales que reciben más demandas por mala praxis. Debido a esto, es necesario que contraten un seguro de responsabilidad profesional que proteja su patrimonio en caso de incurrir en un problema de responsabilidad civil derivado del ejercicio de su profesión. Incluso, en función del volumen y montos de los clientes que se tenga, puede convenir ampliar la suma asegurada, suscribir lo que se conoce como “segunda capa”.

El pago del seguro los mantendrá indemnes frente a reclamos de clientes por hechos de negligencia, imprudencia o impericia ocurridos en el marco de su trabajo.

2 Comentarios

  1. Creo que todos los seguros deberían de ser más claros para sus clientes algunas veces no sabemos ni que nos entra con sus pólizas que algunas son como biblias y parece que estan hechas para que no las entendamos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here