Aprobado el Plan de Cooperación de 2022, centrado en los derechos humanos y la igualdad

La protección al medio ambiente y el fortalecimiento de la sociedad civil son los otros dos ejes transversales de esta hoja de ruta que cuenta con una aportación de 6,2 millones del Gobierno de Aragón

0
172
Cooperación
Cooperación. / Foto: Archivo.

Redacción. El Consejo de Gobierno ha dado luz verde al Plan Anual de cooperación aragonesa para el desarrollo 2022, dentro del marco del Plan Director de la cooperación aragonesa para el desarrollo 2020-2023), que alinea su acción en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Esta hoja de ruta de la cooperación aragonesa, que ha recibido el visto bueno del Consejo Aragonés de Cooperación para el desarrollo y que fue sometido a proceso de participación pública, va a centrar en cuatro ejes transversales: la igualdad entre hombres y mujeres, la protección del medio ambiente, el fortalecimiento de la sociedad civil y la protección y defensa de los derechos humanos.

Para las diferentes acciones y propósitos que recoge el plan, el Gobierno de Aragón aportará 6,2 millones de euros con cargo al Fondo de Solidaridad y con participación del Departamento de Ciudadanía (62.673 euros) para la realización de acciones formativas, de evaluación y de seguimiento de los proyectos.

Proyectos para potenciar el turismo responsable o el acceso al agua potable

Además de los ejes transversales citados, el Plan Anual de Cooperación establece unas prioridades geográficas de acción, que deben tener en cuenta el índice de desarrollo humano, así como la designación –por parte de la ONU- de “países menos adelantados”.

En concreto, en Aragón se está trabajando, y se va a seguir haciendo este año, en Iberoamericana, África Subsahariana y Filipinas, India o con la población palestina o saharaui, entre otros.

En el caso de Iberoamérica, se plantean proyectos con concretos en Bolivia, donde se actúa el fortalecimiento del sistema público de salud, el sector primario el turismo responsable o la soberanía alimentaria en Departamentos rurales del área de La Paz (Cochabamba, Oruro, o Pototí, entre otros).

En Colombia, por ejemplo, se dará prioridad –dentro de este plan- a determinados sectores de población (como comunidades indígenas o infancia) y al fortalecimiento de las estructuras democráticas y económicas, así como al enfoque de género. Mientras, en Cuba existen proyectos para el acceso al agua potable o el turismo responsable, entre otros. También en Ecuador y Guatemala se plantean iniciativas para garantizar el acceso al agua potable y en Haití, por citar un último ejemplo, se llevarán a cabo proyectos para garantizar la soberanía alimentaria.

Prioridades sectoriales

Además de las acciones relatadas en ámbitos específicos, el Plan Anual de Cooperación se fija como “prioridades sectoriales” –entre otras- el acceso a los servicios sociales básicos (salud, agua potable, alimentación…); el fortalecimiento de las infraestructuras democráticas y económicas (prestando especial atención a proyectos de economía social que conduzcan al fin del hambre y el trabajo decente, entre otros); la igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres; o la reducción de las desigualdades sociales.

Esta hoja de ruta para 2022 en el ámbito de la cooperación desde Aragón, se determinan también las áreas que resultarán estratégicas en el presente ejercicio. Dentro de ellas, el plan fija la apuesta contra el cambio climático, el abordaje de la pandemia (se dará prioridad a iniciativas en materia de vacunación), la apuesta por la sostenibilidad alimentaria (en el Año Internacional de la Pesca y la Acuicultura Artesanales); el impulso a los proyectos del continente africano o la defensa del trabajo digno. Sobre la acción en África, el plan destaca la conciencia sobre la realidad de este continente, con 400 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza y donde el cambio climático podría comprometer el desarrollo. Además, se mantendrán como prioritarios proyectos suspendidos o reformulados durante la pandemia, como el de Vacaciones en Paz.

Cabe recordar que este plan cuenta con el compromiso presupuestario de todas las instituciones aragonesas que destinan fondos a la cooperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here