María José Castejón Trigo: “Cada vez que recito un poema en público me siento como una niña de cuatro años”

1
864
La poetisa María José Castejón Trigo presenta su obra en Daroca este lunes.
La poetisa María José Castejón Trigo presenta su obra en Daroca este lunes.

Marcos Díaz. / Dibujante, pintora, física nuclear, cinematógrafa… la formación y las distintas facetas de María José Castejón Trigo (Cervera de la Cañada, Zaragoza) abarcan un inmenso campo de intereses, reuniendo una extensa, diversa e interesante obra.

El salón de actos de la Fundación Campo de Daroca acoge este lunes 3 de agosto la presentación de los poemarios de esta mujer con espíritu renacentista. El acto, presentado por Carlos Labarta, tendrá lugar a las 18:30 horas y en él se dará a conocer su reciente obra ‘Sensaciones compartidas’, libro inspirado en las pinturas de Eduardo Laborda, así como también su anterior poemario ‘Solfea mis Curvas’.

En Zaragoza Buenas Noticias hablamos con ella sobre su forma de entender el arte, la ciencia y también sobre su faceta poética.

– ¿Qué ofrece ‘Sensaciones Compartidas’?

– Es un poemario que está dedicado a una exposición de Eduardo Laborda que tuvo lugar en octubre de 2013. A mí me gusta mucho su pintura y había días en los que solo iba a la exposición y no podía escribir nada, ha supuesto una gran responsabilidad escribir este libro, aunque los poemas sean cortitos. Es un homenaje a la amistad, ya que lo conozco desde hace más de 30 años y los poemas me costaron un esfuerzo intelectual tremendo, ya que había que tratar de coordinar la amistad con el pintor, la exposición, mi visión de poeta y hacer los poemas tan condensados.

Con ‘Solfea mis Curvas‘ fue distinto, en un día escribí los 60 poemas que contiene. No me costó mucho porque está inspirado en un concierto en el foro romano de Zaragoza. En el caso de ‘Sensaciones Compartidas’, escribí 40 poemas a partir de los 60 cuadros expuestos y, de esos 40, elegí 20 para el libro. Lo llamé ‘Sensaciones Compartidas’ porque la obra está entre la pintura y la poesía. Por eso mismo, seleccioné para el libro la frase de Leonardo da Vinci La pintura es poesía muda y la poesía es pintura ciega, porque relaciona las dos cosas. Antón castro se ha encargado del prologo.

– ¿Cómo surge presentar tus obras en Daroca este lunes?

– Ese día hay un concierto de violín y clavicémbalo. Como ‘Solfea mis Curvas’ está dedicado a un concierto de violín y piano, resulta propicio. Es el día del inicio del Festival de Música Antigua además.

– ¿Ha sido más difícil realizar una obra poética inspirada en la pintura respecto al anterior libro, que surge a partir de la música?

– Yo soy pintora pero me ha resultado mucho más difícil que el dedicado a la música. En ese caso no se qué me pasó; me metí tanto en el concierto y el violín me gusta tanto que me puse en la primera fila y, cuando llegué a casa, de una vez escribí los 60 poemas de los que consta el libro. En él aparecen poemas y desnudos masculinos, que los pinté hace 20 años, cuando estuve en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde también di clases de matemáticas en varios lugares de la ciudad, como el instituto Calderón de la Barca.

– ¿Qué tal ha respondido Eduardo Laborda a ‘Sensaciones Compartidas’?

– Muy bien, él e Iris (su mujer, la pintora Iris Lázaro) están encantados con el libro. Es el primer libro de poesía que escriben a sus cuadros. Los dos son muy cultos y les gusta mucho la literatura.

Cartel de la presentación de los libros de María José Castejón Trigo en Daroca.
Cartel de la presentación de los libros de María José Castejón Trigo en Daroca.

– ¿Cómo aparece esta faceta poética?

– Yo, con cuatro años, me leí ‘La Vida es Sueño’ de Calderón de la Barca. A esa edad, me lo regaló mi madre y me encantó porque fue mi primer libro solo de letras, sin dibujos. No me gustaban mucho los tebeos para niñas de princesitas, me gustaban más los del Capitán Trueno, que leía cuando me los dejaban mis primos, especialmente el personaje de Sigfrid. Me parecía un personaje más a imitar que las princesitas. Desde los cuatro años he deseado ser poeta pero pensaba que iba a ser más fácil que tuviera un yate y un jet privado a que escribiera un poema. No se cómo se sentirán los que tienen yates y jets, pero sí sé que cada vez que recito o cada vez que leo un poema en público me siento como una niña de cuatro años.

– ¿Tiene poesía la ciencia?

– La física contemporánea es la rama que elegí porque es la que más me gustaba. Me encantó y es que yo tengo alma de poeta. Al cambiar de la mecánica clásica a la mecánica cuántica hay que cambiar totalmente la forma de pensar; me encantaba por ejemplo resolver la ecuación de Schrödinger. Sobre las partículas elementales del núcleo han creado un álgebra, donde han nombrado a propiedades con términos como belleza o extrañeza. La física contemporánea, obviamente tiene su matemática, pero está muy relacionada con la poesía y la filosofía.

¿Cómo definirías tu estilo?

– Yo escribo totalmente distinto, quizá porque todas estas cosas que he estudiado me han producido una mente más abstracta y me llevan a condensarlo todo en pocas palabras. Lo que alguno escribe en cuatro folios yo lo escribo en uno, o en diez versos.

– ¿A qué poetas aragoneses destacarías?

– Me gustan Alfredo Saldaña, Nacho Escuín, Magdalena Lasala, Ana María Navales y muchos más.

– ¿Y de los clásicos?

– Calderón de la Barca, Lope de Vega, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León… son mi base. De todos ellos, el que más me ha marcado ha sido Calderón de la Barca.

– En un momento donde se tiende a una especialización mayor, ¿resulta complicado explicar que abarques tantos campos?

– No lo se, a mí me da igual. Yo hago lo que en cada momento me hace sentir más a gusto. Ahora ya no dibujo ni pinto al óleo y me he concentrado en la poesía, que es lo que quería hacer desde niña. Aunque desde pequeña se me daban muy bien las matemáticas y el dibujo, con la literatura y la gramática tenía mis problemas. Las matemáticas me creaban un mundo más abstracto y apetecible, me llenaba más. La literatura tampoco me lo enseñaron muy bien, ya que no me hacían leer ningún libro. En la poesía he sido autodidacta, me ha pasado como a Jorge Manrique con su padre; cuando murió empecé a escribir con 35 años.

– ¿Estás preparando algún proyecto futuro?

– Tengo un proyecto que se llama ‘El Sí o el No’, un libro de poesías que contendrá un bolero del mismo nombre con letra y música.

– ¿Qué influencia ha podido tener en tu obra tu lugar de nacimiento, Cervera de la Cañada?

– Allí daba paseos por la iglesia, que por cierto es Patrimonio Mudéjar, también paseaba por el río… en estos recorridos tenía mi momento poético.

– ¿Qué buena noticia te gustaría compartir?

– Que terminaran todas las guerras en el mundo, podría prescindir hasta de ser poeta por ello. Si no hubiera más guerras y se distribuyera bien la riqueza, con eso sería feliz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here