Amistades peligrosas

'Dogman' no defrauda. Sigue utilizando una estética similar, con ambientes oscuros, sórdidos, buscando en todo momento distanciarse del glamur con el que en muchas ocasiones se ha mostrado ese mundo de la delincuencia, que en esta ocasión ni siquiera tiene la menor sofisticación.

Dogman.

Fernando Gracia. Conocimos en España el cine de Matteo Garrone por su celebrada “Gomorra”. Se esperaba, por tanto, su nuevo acercamiento al mundo del delito máxime tras la buena acogida dispensada en Cannes.

Y en verdad “Dogman” no defrauda. Sigue utilizando una estética similar, con ambientes oscuros, sórdidos, buscando en todo momento distanciarse del glamur con el que en muchas ocasiones se ha mostrado ese mundo de la delincuencia, que en esta ocasión ni siquiera tiene la menor sofisticación.

La trama se centra en un tipo que físicamente es poca cosa, servicial, de los que la gente apenas tiene en cuenta, con habilidad para tratar a los perros, a los que cuida en un negocio llamado como el título de la película. Un hampón de medio pelo, grandote y de no muchas luces, le utiliza para ciertos trabajillos al mismo tiempo que le maltrata. Tras un delito frustrado nuestro protagonista es fiel a la ley de la “omertà”, pero no es correspondido después, por lo que se le hinchan las narices y…

Piensen en “Perros de paja”, de Peckinpah, y se irán haciendo una idea. Piensen también en el rostro del desaparecido actor español Roberto Cairo –serie “Cuéntame”, entre otros- y verán qué aire tiene el personaje protagonista. Y no piensen en otras películas sobre la mafia y sus aledaños, porque la cosa no va por ahí.

En el fondo, la historia que nos cuenta Garrone es bien sencilla y se podría resumir en pocas líneas. Lo que le da valor a la película es volver a insistir en que ese mundo es bastante sórdido, nada romántico y alejado de cualquier forma de civilización. Seco, áspero, poco complaciente y por si fuera poco, feo.

A destacar la excelente actuación de Marcello Fonte al frente del reparto. Ganó en el festival de Cannes el premio al mejor actor. No recuerdo haberle visto anteriormente en nuestras pantallas, aunque leo en algún sitio que formó parte del reparto de “Gangs of New York”, de Scorsese. No me extraña: aspectos así no se encuentran fácilmente.

Notable producto, a mi modo de ver. Pero de difícil carrera comercial.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.