El Bosque de los Zaragozanos cumple un año con 52.000 ejemplares plantados

Se han implicado más de 120 empresas e instituciones aragonesas y 6.000 escolares

0
146
2022-04-26 Bosque de los Zaragozanos
Primer aniversario Bosque de los Zaragozanos. / Foto: Ayto de Zaragoza

Redacción. El Bosque de los Zaragozanos cumple su primer año de vida. Desde su presentación pública, en abril del pasado año, este proyecto del Ayuntamiento de Zaragoza, impulsado con el apoyo de ECODES, ha cumplido sus mejores expectativas, superando los 52.000 ejemplares de árboles y arbustos plantados.

Esta mañana se ha celebrado un acto de aniversario del Bosque de los Zaragozanos, que ha querido ser también un agradecimiento a las instituciones, empresas, colegios, asociaciones, tejido social y ciudadanía que se han sumado al mismo.

En él, la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha destacado “el intenso trabajo realizado a lo largo de este año, en el que se han cumplido los objetivos y, de hecho, se han superado algunas de nuestras expectativas”. Chueca ha hecho especial hincapié en su agradecimiento “a todos los que habéis impulsado El Bosque de los Zaragozanos, porque sin el trabajo de todos nada de ésto hubiera sido posible”. La consejera ha recordado algunas de las principales cifras de este proyecto, una vez que ha terminado la primera “ventana” de plantación.

En el acto también ha intervenido el catedrático de la Universidad de Sevilla Enrique Figueroa, quien ha puesto en valor las cualidades específicas del proyecto de Zaragoza y sus fortalezas en relación con otros proyectos parecidos que se han puesto en práctica en diferentes países.

Víctor Viñuales, director de ECODES, ha destacado “la importancia de la colaboración de la ciudad a lo largo de este primer año de proyecto. Precisamente, comenzamos una nueva etapa en la que vamos a contar con un espacio en Garrapinillos para llevar a cabo plantaciones colaborativas por el tejido asociativo de la ciudad. Por supuesto -ha añadido-, vamos a seguir haciendo posible la participación de todas y todos en la construcción de una ciudad más limpia, una ciudad más verde y una ciudad que avanza hacia la neutralidad en carbono, actuando con ambición para reducir las emisiones de CO2”.

El acto ha sido cerrado por el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien ha reiterado el agradecimiento a empresas, instituciones, colaboradores y ciudadanía anónima que se ha sumado al Bosque. “La solidez de este proyecto es indudable, y una demostración de que estamos haciendo bien las cosas es que El Bosque de los Zaragozanos ha sido designado como uno de los tres finalistas a los prestigioso premios Eurocities, junto a una Grenoble (Francia) y Turku (Finlandia). Ya el hecho de estar en esa terna es un éxito incuestionable y ayuda a Zaragoza a estar en ese mapa de las ciudades que se ocupan y se preocupan de su medio ambiente y de procurar un futuro climáticamente neutro”.

Más de 52.000 árboles plantados

Actualmente, alrededor de 120 empresas y entidades aragonesas han consolidado su compromiso con el Bosque de los Zaragozanos o se han sumado apadrinando ejemplares. Gracias a este impulso, en este primer año El Bosque de los Zaragozanos ha ido tomando forma en Campos del Canal, Peñaflor, Santa Isabel, el Parque del Agua y el Parque de la Paz. Hace unas semanas, el Ministerio de Defensa formalizó la cesión de 523 hectáreas del campo de maniobras de San Gregorio, aportando así una importante superficie al proyecto.

En poco más de cuatro meses de trabajo intenso sobre el terreno, aprovechando la primera ventana de plantación, se han repoblado 65 hectáreas con más de 52.000 árboles y arbustos. En este primer bloque han participado activamente 35 entidades privadas con sus empleados y familiares, que han sumado unas 1.300 personas en la plantación de 7.800 ejemplares, además de instituciones como la Universidad San Jorge o el Cuerpo de Bomberos de Zaragoza.

También ha sido muy relevante la implicación de los escolares: más de 6.000 de 57 centros educativos han dado vida a otros tantos árboles y arbustos. Su participación forma parte del programa educativo del Bosque de los Zaragozanos que mañana precisamente comenzará su segunda fase con el inicio de actividades en las aulas.

Finalmente, se destaca la participación de ciudadanos a nivel individual, otra de las piezas fundamentales del proyecto. En estos 12 meses han apadrinado más de 1.000 árboles. Para todo ello se ha contado con el apoyo de asociaciones como Reforest Project o Bosques Sin Fronteras.

Incidiendo en su carácter colaborativo, se ha creado una Mesa de Participación en la que se comparten los planes de trabajo del Bosque con la comunidad científica, educativa, vecinal.

El Bosque de los Zaragozanos mantiene los objetivos expresados hace ahora un año:
1. Mejorar la salud y aumentar la biodiversidad
2. Reducir la huella de carbono y evitar el calentamiento global
3. Avanzar en una ciudad más verde
4. Fomentar la economía circular
5. Contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Planificación del próximo periodo de planificación

Los técnicos municipales, en colaboración con ECODES, están ya planificando las plantaciones para la próxima “ventana”, que se abrirá a finales de este año. Tal y como ha anunciado al alcalde, por ahora, y pendiente de ir cerrando todos los detalles, se prevé que el trabajo se centre, principalmente, en las parcelas urbanas. Ya hay identificadas varias en el Actur, además de la de Torrero La Paz, y otras más están pendientes de confirmación. Asimismo, se seguirá completando Campos del Canal. Por otro lado, se prevé el uso de unas 9 hectáreas en Garrapinillos, que se destinarán principalmente a plantaciones colaborativas, y la realización de plantaciones en los terrenos de San Gregorio cedidos por Defensa.

Finalista del Premio Eurocities

Tal y como ha anunciado hoy el Alcalde, El Bosque de los Zaragozanos ha sido seleccionada como una de las tres finalistas al Premio de EUROCITIES (Eurocities Awards 2022) en la categoría “Liderar juntos: Soluciones escalables para impacto climático positivo”. El proyecto ha sido preseleccionado como uno de los tres finalistas para el próximo paso del concurso, junto con las ciudades de Grenoble y Turku.

Fundada en 1986, la red EUROCITIES está integrada por más de 140 grandes ciudades de unos 30 países europeos. EUROCITIES sirve de plataforma para que sus miembros compartan ideas e intercambien experiencias, con el fin de analizar problemas comunes y desarrollar soluciones innovadoras a través de una serie de foros, grupos de trabajo, proyectos, actividades y eventos.

Los premios de Eurocities 2022 tienen tres categorías para presentar los proyectos:
• Soñar juntos, destinado a proyectos sobre inclusión social para jóvenes de entre 0 y 29 años, especialmente en el caso de población vulnerable.
• Actuar juntos, que está relacionado con el empleo y con el desarrollo de nuevas competencias en el ámbito digital que permitan la actualización y eliminen desajustes en el mercado laboral, siempre en el ámbito de las ciudades
• Liderar juntos, apartado en el que compite Zaragoza, premia soluciones escalables para impacto climático positivo. Las ciudades europeas tienen un papel clave para garantizar que se alcancen los objetivos comunes del Pacto Verde Europeo y la Agenda 2030. Además, actúan como centros de innovación en los que se puede probar y demostrar nuevas soluciones.

Para Eurocities, permitir e involucrar a los ciudadanos en las acciones climáticas es un elemento clave para garantizar una transición justa e inclusiva hacia ciudades climáticamente neutras. Por eso pueden participar en este bloque proyectos y acciones participativas que lideren la transformación hacia ciudades bajas en carbono, resilientes, biodiversas y climáticamente neutras. Los proyectos deben reducir las emisiones de CO2 en las ciudades e incluir acciones innovadoras y nuevos enfoques que garanticen un alto nivel de participación ciudadana.

Como finalistas, además del Bosque de los Zaragozanos, están el área metropolitana de Grenoble (Francia) y la ciudad de Turku (Finlandia).

En el caso francés, se está creando una nueva zona de viviendas, el 40% de ellas sociales, que incluirá también un centro de investigación, viviendas para estudiantes y equipamientos públicos en el espacio que ocupaba un antiguo hospital. El proyecto se ha basado en la recuperación y reutilización del material que iba a ser demolido, contando para ello con una amplia participación ciudadana que colaboró en su “deconstrucción” recuperando todo aquello que pudiera ser útil. Con este proyecto se han ahorrado 3.342 toneladas de CO2 y se mantuvieron y reutilizaron en la zona piedras, estructuras y tejas. El proyecto superó su objetivo inicial de recuperar el 85% de los materiales, recuperando el 98% de los residuos del sitio.

Por su parte, la ciudad de Turku ha presentado su plan para aprovechar al máximo el agua en un contexto de cambio climático y condiciones climáticas extremas. Turku ha desarrollado un método de infiltración artificial de agua subterránea, que imita la recarga natural de agua subterránea y es ecológico y eficiente: no hay desperdicio de agua. En comparación con muchas instalaciones tradicionales de agua potable utilizadas en otras ciudades de Europa, este sistema requiere solo una pequeña fracción de productos químicos habituales. La energía que necesita la producen los paneles solares o la propia corriente de agua. Esto permite también el tratamiento de aguas residuales de la ciudad, de 300.000 habitantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here