El Maestro Tibetano

Djwal Khul comparte sus experiencias y su sabiduría en una antología, fruto del paciente trabajo de Quintín García Muñoz y Xavier Penelas, dos expertos en el conocimiento de la otra realidad.

Portada del libro.

Francisco Javier Aguirre. Nos encontramos ante un libro que reúne textos escogidos del Maestro Tibetano conocido como Djwal Khul, unas enseñanzas sobre la vida interior del mundo aparente. La antología es fruto del paciente trabajo de Quintín García Muñoz y Xavier Penelas, dos expertos en el conocimiento de la otra realidad profunda que transita al par de la aparente, la que todos percibimos, aunque nos envuelvan las dos. Lo publica Ediciones Digitales Anteo, en Zaragoza.

Está pensada para condensar las enseñanzas del Maestro Tibetano y de algunos de sus más cualificados seguidores, como la británica Alice Bailey, fallecida en 1949, y el catalán Vicente Beltrán Anglada, un destacado conocedor y practicante de la doctrina aquí expresada, que falleció en 1988.

Dentro de todo lo vivo y aparente, incluida la naturaleza que equivocadamente llamamos inanimada, transita una fuerza básica que se diversifica según lugares, épocas y sucesos que afectan a las personas, los animales, los vegetales y los restantes seres del universo, sean palpables o impalpables.




La ciencia positiva, que ya nunca pretende ser absoluta, si es sensata, llega a conclusiones siempre relativas, que han ido evolucionando muy lentamente a lo largo de la historia de la vida, guiada por la energía, una vida bastante más larga, extensa, intensa, compleja y profunda que la considerada como la ‘historia de la humanidad’. La energía es anterior a la humanidad, no solo a la conocida en la Tierra, sino también al propio concepto de vida en general.

Parece claro, a resultas de las investigaciones de las ciencias positivas en la actualidad, fundamentalmente la geología y la paleontología, que el planeta habitado hoy por nosotros ha tenido fases que desconocemos en detalle, fenómenos de los que tenemos noticias vagas por caminos ajenos a la racionalidad estricta, de los que quedan testimonios indescifrables para la mayoría, a pesar de los esfuerzos científicos por regular, controlar y normalizar todo lo existente.

En este contexto, las enseñanzas del Maestro Tibetano que los autores citados han extractado en el presente volumen, son el testimonio y marcan el sendero de algunas de las vías de conocimiento que están al alcance de los seres humanos para lograr, con esfuerzo, abrir una pequeña brecha de conocimiento en la realidad absoluta, que sí existe, aunque las conclusiones que obtengamos sobre ella sean hoy por hoy relativas.

Los destinatarios de este denso volumen de casi 600 páginas, que puede leerse de forma continua o por fragmentos, son quienes admiten que hay algo más en el universo que la mera apariencia y que la finalidad de la vida humana es muy distinta a la que propaga el mercado, interesado en crear esclavos a través del consumo y la despersonalización intelectual y emocional que hoy padece gran parte de la población de nuestro planeta.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.