Consejos para adoptar una rutina de cuidado facial

0
10
Consejos para adoptar una rutina de cuidado facial

El cuidado facial es fundamental para mantener la piel del rostro sana y limpia. Esto se debe a que la piel actúa como barrera protectora, protegiéndonos de las sustancias que dañan el cutis. Adoptar una rutina de cuidado facial utilizando productos que se especialicen en dermatología, como los que presenta Esthederm, es imprescindible para mantener la hidratación, prevenir el acné y detener el envejecimiento. Esto quiere decir que el cuidado facial, además de ser beneficioso para nuestra salud, nos hará lucir una piel más rejuvenecida y, por lo tanto, más bella. ¿Quieres saber cómo adoptar una rutina de cuidado facial? Sigue leyendo para descubrir nuestros consejos y recomendaciones.

Limpieza

El primer paso para mantener la piel sana es limpiar el rostro y el cuello a diario, en especial, si usamos cosméticos. Además del maquillaje, durante el día nuestra piel está expuesta a impurezas que se encuentran en el aire, por lo que es fundamental limpiarla antes de irnos a acostar. Sin embargo, durante la noche la piel produce sebo que hace que se acumule grasa. Esto quiere decir que también debemos limpiarnos el rostro al levantarnos. Aparte de la limpieza diaria, recomendamos utilizar cremas que ofrezcan una limpieza más profunda, al menos, una vez por semana, como la Esthederm Osmoclean que ayuda a destapar los poros y mantiene un equilibrio saludable del cutis.

Hidratación

Luego de la limpieza, es necesario hidratar la piel no solo para que luzca reluciente, sino para mantener su flexibilidad y elasticidad. La hidratación del rostro fomenta la producción de colágeno, lo que hace que la piel se vea más rejuvenecida y previene la aparición de arrugas. Utiliza cualquier crema hidratante, pero asegúrate de que sea adecuada según tu tipo de piel para evitar un exceso de grasa o sequedad. Acompaña esta rutina con, al menos, dos litros de agua por día y verás cómo se embellece tu rostro.

Tratamientos adicionales

Además de la limpieza y la hidratación, que son los pasos más importantes de cualquier rutina de cuidado facial, es imprescindible tratar cualquier otra necesidad que tenga tu rostro. Sin importar si son producto de la exposición solar, la edad o el acné, las manchas de la piel aparecen cuando la melanina no se distribuye correctamente; si empiezas a notar la aparición de manchas en tu rostro, lo más importante es que actúes con rapidez. Una crema o sérum blanqueador trabajará para unificar la coloración de tu piel gracias a sustancias como el ácido kójico. Por otro lado, si quieres evitar la aparición de arrugas, lo más recomendable será usar una crema antiarrugas y desintoxicante que alise la piel y restaure su aspecto juvenil. Descubre cuáles son tus necesidades e incorpora el tipo de crema o sérum que actúe sobre ellas realizando el tratamiento luego de la limpieza e hidratación de tu rostro.

Adoptar una rutina de cuidado facial es la mejor manera de mantener la piel limpia y protegida. Limpia e hidrata tu rostro y verás cómo su piel rejuvenece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here